Lyft acaba de obtener un permiso que Uber perdió. La compañía de choferes ha logrado el beneplácito del Departamento de Vehículos Motorizados de California (DMV, por sus siglas en inglés) para probar sus futuros vehículos autónomos en las carreteras del estado.

Aunque ya existen al menos 45 empresas realizando estas mismas pruebas, este pequeño paso de Lyft, que compite directamente con Uber, es una muestra más del gran crecimiento que ha experimentado la compañía, según reportó Mashable.

El registro significa, además, que Lyft tendrá que enviar un informe anual a la DMV indicando todo sobre sus operaciones y entre otros detalles el número de veces que un conductor humano tuvo que tomar las riendas dentro de un vehículo autónomo.

Lyft ya había dado a conocer en julio que abriría su propio centro de desarrollo de tecnología de conducción autónoma. Su centro de trabajo lleva por nombre Level 5 Engineering Center y aunque puede probar allí sus vehículos, ahora también podrá hacerlo en las calles, enfrentándose al riesgo de cada día.

La empresa se ha beneficiado este año de muchas de las desgracias de Uber. Primero por el boicot sufrido por formar parte de un equipo de empresarios que ayudaban a Donald Trump —y el cual tuvo que abandonar en su momento el ex presidente de la empresa, Travis Kalanick— y luego por los escándalos de machismo que llevaron a dicho ejecutivo a abandonar su puesto.

Lyft concluirá el año con un crecimiento de 61 por ciento, algo que ha llevado a la empresa a dar pasos importantes como su internacionalización, al llegar finalmente a Canadá. Todavía tiene un largo camino por recorrer, aunque al menos ahora tiene un permiso que Uber perdió en California, debido a una polémica por los permisos que la empresa debía obtener antes de poner a sus coches a circular en las calles de ciudades como San Francisco.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.