El prometedor Straddling Bus se ha convertido en un montón de chatarra y será retirado de las calles.


En mayo de 2016, China dio a conocer uno de los proyectos más atractivos en cuando a transporte público, el cual consistía en un enorme autobús con un diseño que le permitiría pasar por encima de los coches en las carreteras. En agosto de ese año, el autobús se inauguró con bombo y platillo, pero fue abandonado al poco tiempo sin razón aparente. Ahora, el gobierno de la ciudad china de Qinhuangdao ha confirmado que la infraestructura será retirada y que procederán de forma legal en contra de sus responsables.

Conocido como Straddling Bus, el peculiar vehículo ha estado abandonado desde agosto del año pasado, ocasionado más tráfico del habitual, algo que supuestamente buscaba solucionar.

El problema parece haber sido que el carril de pruebas, ubicado a 305 metros sobre una de las carreteras más importantes de la ciudad, ocupa dos carriles y crea todos los días una especie de cuello de botella por donde los coches no transitan con fluidez.

El autobús solo tuvo un recorrido con pasajeros el día de su inauguración y nunca más se volvió a usar. TEB, la compañía responsable del proyecto, ha abandonado sus oficinas y no se sabe nada del dinero invertido.

Con el objetivo de que todo regrese a la normalidad, el gobierno chino ha dado la autorización para que se desmonte toda la infraestructura.

Algunos medios de comunicación locales mencionan que todo se trató de una estrategia publicitaria para buscar inversores interesados en el proyecto, donde se cree que hay gente del gobierno involucrada.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.