http://e00-elmundo.uecdn.es/assets/multimedia/imagenes/2017/05/17/14950545840022.png

Android está ya presente ya en más de 2.000 millones de dispositivos activos en todo el mundo. Ha sido la cifra de la que Sundar Pichai, presidente de Google, ah presumido en el discurso inaugural de la conferencia de desarrolladores Google IO. "Es un privilegio poder servir a tanta gente", dijo al comienzo de su intervención.

Pero 2.000 millones de dispositivos no son suficientes, a juzgar por los planes de Google para el resto del año. El gigante de la red planea planea lanzar una nueva versión de android, Android Go, enfocada a dispositivos de especificaciones técnicas muy limitadas, con menos de 1 GB de memoria y en regiones donde la conectividad no está siempre garantizada.

No es la primera vez que intenta esta estrategia. Android One, una versión simplificada de su sistema operativo, apuntaba en la misma dirección. Los requisitos de Go, sin embargo, son incluso menores y el sistema operativo será capaz de transferir información entre diferentes dispositivos sin que tengan disponible una red Wifi común o cobertura telefónica, una necesidad en áreas rurales que aún no tienen buena infraestructura de acceso, en especial en mercados como India o Brasil.

Junto a Android Go, la compañía distribuirá también aplicaciones especialmente pensadas para sacar el máximo partido de la escasa capacidad de conexión disponible. Una nueva versión de YouTube, YouTube Go, permitirá descargar vídeos para ver sin conexión o limitar la calidad de los mismos para no agotar la cuota de datos disponible.

Google se marca un 2x1

Android Go servirá de complemento a Android O, la próxima gran versión del sistema operativo, que comenzará a distribuirse a finales de verano a algunos pocos afortunados -la versión actual, Android N, apenas ha conseguido llegar al 7% de los usuarios de Android-.

Android O no traerá cambios significativos en la interfaz de uso de los teléfonos pero sí algunas novedades interesantes. Mejorará, por ejemplo, la seguridad de los teléfonos, permitiendo a Google distribuir actualizaciones criticas directamente a los teléfonos, sin tener que esperar por fabricantes y operadoras.

También tendrá un nuevo sistema de notificaciones que permitirá añadir un circulo sobre el icono de la app que la ha recibido -como en iOS- y un modo de información contextual que se activa al pulsar durante unos segundos sobre un mismo punto de la pantalla. El sistema operativo será capaz también de llenar de forma automática formularios y campos de texto y estrenará un modo PiP para poder ver vídeos en pequeño tamaño en una esquina de la pantalla mientras se realiza otra tarea.

Las betas del nuevo sistema operativo han comenzado ha distribuirse esta semana para teléfonos Nexus y Pixel. Google, de forma complementaria, ha anunciado también el soporte para el lenguaje de programación Kotlin y un nuevo filtro para la tienda de aplicaciones PlayStore que evitará la propagación de malware.

La apuesta por la realidad virtual

Por último, este año Google dedicará parte de sus esfuerzos a impulsar la realidad virtual y aumentada en sus plataformas. Daydream, el proyecto para crear mundos de realidad virtual en Android, no necesitará ya de un teléfono. La compañía ha añadido soporte para cascos de realidad virtual que cuenten con pantalla propia, no sólo los que utilizan la del móvil para crear la sensación de estar inmerso en un mundo alternativo.

La compañía pondrá a disposición de escuelas y centros educativos "excursiones" basadas en realidad aumentada. Los alumnos podrán usar sus teléfono como "lupas digitales" con las que aprender más del mundo que les rodea.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.