Según apunta Reuters, la compañía anunciará que las baterías eran las culpables, y no el dispositivo en sí.


Samsung hablará en detalle de los problemas del Note 7 antes de su junta de accionistas.

Samsung anunciará los beneficios que han tenido en el último trimestre el próximo martes 24 de enero, motivo por el cual fuentes cercanas consideran que también hablarán los Galaxy Note 7 y de por qué empezaron a estallar, dando lugar a uno de los fallos de hardware más destacados de la industria tecnológica.

Según Reuters, que cita a fuentes cercanas al proceso, Samsung considera que la explosiones del Note 7 se debían a un problema de la batería, y no del hardware del dispositivo en sí, como algunos habían sospechado.

Los inversores y analistas esperan que la compañía presente pruebas convincentes y muy en detalle de qué falló en todo el proceso, desde cuál es el fallo de las baterías hasta qué procesos fallaron para detectar que esto ocurría antes del lanzamiento. Solo así, consideran, podrá dejarse atrás todo el 'Notegate' y la compañía puede seguir adelante con lanzamientos, como el del Galaxy S8.

Durante los últimos meses de 2016, Samsung tuvo que recolectar más de 2 millones de Note 7, pues se había identificado un problema que hacía que estallaran o se incendiaran, pudiendo causar grandes daños a los usuarios y a quienes estuvieran cerca del dispositivo.

Pese a que el daño a su marca es inevitable, algunos apuntan a quesus ingresos no se resentirán excesivamente y que podrían seguir en una posición competitiva para 2017, año en el que, según algunos rumores, anunciarán los móviles habituales, pero también nuevos proyectos,como un teléfono que se dobla.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.