La compañía enfoca su tecnología como una plataforma abierta que otras empresas, como Samsung, Amazon o Google, puedan utilizar.


Estás haciendo parapente en el Gran Cañón (Estados Unidos) y poco después te encuentras frente a una cascada en Vietnam. Unos minutos después te conviertes en dron y comienzas a inspeccionar desde el cielo una inmensa planta de paneles solares. Ahora estás rodeado de zombis sangrientos por todas partes que se acercan despacio, pero sin dudar, hacia ti. Caminan hasta que uno de ellos se inclina sobre tu cabeza. Antes de gritar una voz te avisa de que ya puedes quitarte el casco. Es Brian Krzanich, CEO de Intel y quien ha organizado una presentación "mucho más divertida de lo habitual". Su compañía está mostrando en el CES de Las Vegas todas las posibilidades que se abren con el uso de su tecnología de realidad virtual. "¿Cuántos de nosotros podríamos ir a escalar el Everest? Seguramente ninguno. Ahora, todo podemos hacerlo, desde el salón de nuestra casa. La realidad virtual lo está haciendo posible", sostiene. Intel ha enfocado su tecnología como una plataforma abierta en la que otras empresas, como Samsung, Amazon o Google (con GR, Oculus y Daydream, respectivamente), puedan construir y crear contenido.

La compañía apuesta por utilizar la realidad virtual en tres campos: los viajes, el trabajo y el juego

Krzanich divide en tres grandes campos su apuesta: viajes, trabajo y juegos. "¿Por qué viajamos? Para explorar, para conocer. Con la realidad virtual hemos llevado el vídeo a otro nivel, ha dejado de ser algo plano, ahora quieres moverte tú en el espacio", señala. Así, en cuanto te pones el casco, ves cómo salpica la cascada en el río, pero también cómo mueven los bueyes la cola a tu lado. Es una visión de 360 grados. "Este tipo de viajes inmersivos te permiten explorar", apunta. 

Intel asegura que otra de las grandes aplicaciones para la realidad virtual es el trabajo. "Hay muchas personas desarrollando tareas peligrosas ahora mismo: inspeccionar puentes o estaciones petrolíferas son solo ejemplos. La tecnología puede eliminar el riesgo de estos trabajos", explica. Para demostrar que es posible, Krzanich pide volver a ponerse el casco. Estás sobrevolando en directo cientos de hectáreas de paneles solares, estás controlando el trabajo que hace un dron de servicio, te has convertido en el dron. Todo en tiempo real y, de nuevo, con 360 grados. "Esta tecnología puede salvar vidas, ahorrar dinero y tiempo", dice Krzanich.

Una nueva forma de jugar

Aunque estos campos son interesantes para la compañía estadounidense, su verdadera apuesta está en el juego, tanto en la visualización de eventos deportivos como en los videojuegos. Intel ha hecho una gran inversión en su tecnología Replay, que permite ver desde cualquier punto de vista una jugada deportiva. Es una tecnología que ya se está utilizando en La Liga española y en el baloncesto estadounidense, decenas de cámaras grabando para conseguir 360 grados de visión. Pero, además, de Replay, Intel busca introducir más a fondo la realidad virtual. "Va a cambiar nuestra forma de ver el deporte. Y ahora vamos a colocarnos de nuevo el casco que os quiero llevar a un sitio", exclama.

Presentación del Proyecto Alloy. AFP

El resultado es impactante. Estamos en directo en un partido de baloncesto ente los Butler Bulldogs de Indianapolis y los Villanova Wildcats. Van dos abajo los Villanova y están en el descanso. Cuando volvemos a los 15 minutos, el marcador ha dado la vuelta. Podemos elegir sitio y cambiarnos. A pie de pista o de frente, ambas opciones en primera fila. Todo sin quitarnos el casco. "Esto es ver un partido de baloncesto en realidad virtual en directo. Está ya disponible para Samsung GR y se podrá utilizar con Oculus a lo largo de este año. Pero este es el contenido del futuro", sostiene el CEO de Intel. 

Además de ser espectador, la compañía estadounidense ha presentado el Proyecto Alloy, una de sus grandes apuestas. Este proyecto es de realidad fusionada, es decir, combina la realidad virtual (trasladarte a otros escenarios) con la realidad aumentada (que aparezcan nuevas figuras en un escenario real en el que ya está el jugador). Va a lanzar esta tecnología a finales de 2017 e insta a las grandes empresas de realidad virtual, como Samsung, Amazon o Google, a construir en su hardware.

El resultado es impactante. Estamos en directo en un partido de baloncesto ente los Butler Bulldogs de Indianapolis y los Villanova Wildcats. Van dos abajo los Villanova y están en el descanso. Cuando volvemos a los 15 minutos, el marcador ha dado la vuelta. Podemos elegir sitio y cambiarnos. A pie de pista o de frente, ambas opciones en primera fila. Todo sin quitarnos el casco. "Esto es ver un partido de baloncesto en realidad virtual en directo. Está ya disponible para Samsung GR y se podrá utilizar con Oculus a lo largo de este año. Pero este es el contenido del futuro", sostiene el CEO de Intel. 

Intel permite ver un partido de baloncesto en realidad virtual, en directo y en primera fila

Además de ser espectador, la compañía estadounidense ha presentado el Proyecto Alloy, una de sus grandes apuestas. Este proyecto es de realidad fusionada, es decir, combina la realidad virtual (trasladarte a otros escenarios) con la realidad aumentada (que aparezcan nuevas figuras en un escenario real en el que ya está el jugador). Va a lanzar esta tecnología a finales de 2017 e insta a las grandes empresas de realidad virtual, como Samsung, Amazon o Google, a construir en su hardware.

Referencia: Intel

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.