Durante su campaña para los comicios del 8 de noviembre, el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró que obligaría a Apple a fabricar sus dispositivos en Estados Unidos en lugar de hacerlo en otros países. Acatar esta medida supondría grandes esfuerzos para Apple, además de un aumento considerable en el precio de sus teléfonos inteligentes, según han revelado varios expertos.

De 600 dólares a más de 2.000 dólares

iPhone 7, último smartphone de Apple. Archivo Getty Images.
Un estudio realizado por Marketplace hecho en el año 2014 revela que la logística de trasladar el desarrollo del iPhone a Estados Unidos sería sumamente complicada, debido a que todos los componentes que conforman el móvil son creados por varias empresas fabricantes chinas que trabajan en equipo para ensamblar el celular. 

Según explica Andrew Rassweilier, director senior de materiales y benchmarking de costos en IHS Technology, construir todas las partes del iPhone actualmente requiere solo 190 dólares, pero si esto se lleva a Estados Unidos "impulsaría el precio de los componentes de 190 dólares a 600 dólares aproximadamente".
"Si solo los materiales cuestan 600 dólares, es lógico pensar, que el costo de ese mismo iPhone, podría ser tal vez de 2.000 dólares al menor".
De momento se desconoce si Donald Trump mantendrá su palabra y exigiriá a Apple desarrollar todos sus terminales en territorio estadounidense.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.