Google presume de teléfono, asegurando que tiene la mejor cámara del mercado y dándole almacenamiento en la nube ilimitado 



Pixel. Acostúmbrese al nombre. No es nuevo en el mundo de la tecnología pero sí en el de la telefonía móvil. La marca que Google sólo había usado, hasta ahora, para designar a un híbrido entre tableta y ordenador convencional da el salto ahora a los bolsillos. Pixel y Pixel XL son los nuevos teléfonos diseñados por el gigante de la red, la dueña de la plataforma Android.

Un momento -dirán algunos-. ¿No tenía Google una marca propia de teléfonos, Nexus? Sí y no. Desde el año 2010 Google ha lanzado al mercado siete teléfonos bajo la marca Nexus. Estos teléfonos, que en EE.UU. se vendían sin subvención de operador, se fabricaban junto a otras marcas y eran en cierto modo versiones con un sistema Android limpio -sin el software adicional que instalan los fabricantes- de teléfonos que ya existían.

El objetivo de la gama Nexus no era tanto llegar al consumidor doméstico como definir el teléfono canónico de Android, el modelo que los desarrolladores deberían tener en cuenta a la hora de crear sus aplicaciones. 

Pixel es diferente. Con este nombre Google quiere dar a entender que se trata de un diseño propio, un teléfono creado en la sede de Mountain View (aunque el fabricante sea HTC). Es un producto diseñado para competir cara a cara y en igualdad de condiciones con Apple, Samsung y otros fabricantes de telefonía móvil. Google, al igual que Microsoft, ha decidido que proveer el sistema operativo para otros fabricantes no es suficiente.



El resultado, este año, son dos teléfonos: Pixel y Pixel XL. Los dos tienen características muy parecidas pero los diferencia el tamaño de pantalla. El primero tiene una pantalla LCD de 5 pulgadas con resolución Full HD, el segundo una de 5,5 pulgadas con resolución Quad HD.

En su interior es posible encontrar un procesador de última generación de Qualcomm, el Snapdragon 821, 4 GB de RAM y una cámara de fotos de 12 megapíxeles.

La mayor ventaja de estos teléfonos frente a otros modelos de Android es que contarán con una mejor integración entre lo servicios de Google y una instalación de Android pura, similar a la de los Nexus, sin aplicaciones innecesarias o duplicadas que otros fabricantes se ven obligados a integrar por exigencias de operadores o la necesidad de mejorar sus márgenes de beneficio.

Esta integración se deja entrever en algunas de las funciones de los nuevos teléfonos. Quienes los utilicen, por ejemplo, tendrán espacio ilimitado de almacenamiento para sus fotos y vídeos en al nube de Google.

Se subirán automáticamente y se irán borrando del terminal conforme sea necesario liberar espacio para otras aplicaciones o nuevas fotos pero siempre podrán recuperarse mediante una descarga.

El teléfono contará también con una mejor integración con el nuevo asistente de Google, Assistant, permitiendo interactuar con él de forma similar a la que usa Siri en el iPhone, respondiendo a las preguntas en lenguaje natural.

Google, no obstante, asegura que Assistant es capaz de entender comandos más complejos y servir información mucho más completa como respuesta. Llevarán integrada de serie la aplicación Duo de videoconferencia, lanzada hace aproximadamente un mes y que puede descargarse tanto en Android como en iOS.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.