La operadora telefónica de EE.UU. está cerca de cerrar un trato por US$5,000 millones para adquirir a la gigante y atribulada empresa de Internet.

 
Verizon ataca de nuevo.

Después de intensas negociaciones, Yahoo finalmente se encuentra a punto de cerrar un trato para su venta, y lo hará nada más y nada menos que con la operadora estadounidense Verizon -- la cual ya adquirió AOL en 2015.

Según un reporte de Recode, Verizon pagaría US$5,000 millones y la junta directiva habría preferido esta oferta justamente porque la operadora ya tiene un negocio similar, el cual pretende combinar con esta nueva adquisición. 

Según fuentes del sitio Web, Yahoo habría escogido a Verizon por otra razón fundamental: todo indica que la operación no puede fallar. La empresa de Internet confía plenamente en que la operadora telefónica podrá reunir el dinero ofertado y pagar hasta el último centavo.

"No hay preocupación sobre la financiación de Verizon o dudas sobre la integración", expresó la fuente del sitio Web.

De concretarse la compra, sería un giro irónico para Marissa Meyer, presidenta ejecutiva de Yahoo, quien trabajó en Google con el actual presidente ejecutivo de AOL Tim Armstrong, a quien le negó la posibilidad de fusionar ambas empresas un tiempo atrás.

De cualquier forma, Yahoo aún no ha dicho la última palabra y estaría esperando la oferta final de un grupo inversionista privado llamado TPG, que ha sido muy agresivo con la licitación. En 2015 Verizon pagó por AOL US$4,400 millones. La combinación de ambas empresas le permitiría a la operadora una presencia de mayor efectividad en el mercado de las soluciones móviles.

Varios reportes anteriores aseguraron que Twitter, Google y AT&T estarían interesadas en adquirir Yahoo, aunque poco más se ha sabido sobre hasta dónde llegaron esas negociaciones.  

La decadencia de Yahoo

La compañía nacida en los albores de internet y la era de los portales inició a principios de año un doloroso plan de ajustes, que incluía no solo el despido del 15% de su plantilla, 1.600 empleados (la multinacional ya había pasado de tener 14.000 trabajadores en 2012 a 10.700 tras el ajuste), sino también el cierre de sus oficinas en Madrid, Dubái, Buenos Aires, Milán y México DF. 

En la presentación esta semana de los resultados del segundo trimestre de la compañía, anunciaba unas pérdidas netas por valor de 440 millones de dólares, que se sumaban a las de 99,2 millones del primer trimestre y a las del ejercicio de 2015 que acabó para la empresa con números rojos por valor de 4.359 millones de Dólares.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.