Emoticono: Símbolo gráfico que se utiliza en las comunicaciones a través del correo electrónico y sirve para expresar el estado de ánimo del remitente.

Ésa es la definición del Diccionario de la Real Academia de la Lengua para esta palabra, compuesta por el término inglés emotion y el español icono, y que traslada al castellano la palabra emoji. Esas caritas sonrientes, manos que saludan o gitanas bailando son una parte clave de la comunicación a través de internet, y también lo son de la nueva manera de relacionarse con otras personas. 

El difunto Live Messenger, los SMS y después WhatsApp han revolucionado el modo en el que nos comunicamos con nuestros amigos, pudiendo mantener conversaciones sólo con emoticonos o prefiriendo largos chats por WhatsApp en lugar de, simplemente, llamarse por teléfono. Estas nuevas maneras de conectar con el resto del mundo han acabado influyendo en el lenguaje escrito, ¿pero eso es bueno o es malo? 

El lenguaje evoluciona 

Una cosa que está clara es que el lenguaje evoluciona con el tiempo y con las influencias de otros modos de comunicación en él. Hay también que separar el habla de la expresión escrita, pero ni una ni otra se han mantenido iguales desde que empezaron a garabatearse palabras en una piedra, o en una piel de animal, o en un papiro. La escritura se ha visto influenciada también por las innovaciones tecnológicas, y es probable que ninguna haya provocado unos cambios tan rápidos como la comunicación inmediata que proporciona internet. 

"Los emoticono nacieron en 1982 como apoyo al lenguaje escrito, como ayuda para interpretar algo que la lengua escrita no podía representar" 

Ahí es donde está ahora mismo el gran debate, especialmente si nos ceñimos al ámbito hispanohablante. Además de la asimilación de términos y abreviaturas ingleses, tipo WTF, LOL o el mismo emoji, lo que preocupa es que el lenguaje pierda calidad. En el IV Congreso Internacional de la Lengua Española, celebrado en Cartagena de Indias en 2007, uno de los aspectos que se trató fue el papel del español en el ciberespacio, y en ese aspecto, Mikel Amigot, presidente de IBLNEWS, apuntaba en su ponencia que:
"Se ha venido hablando en varias ocasiones de que el lenguaje de Internet es un lenguaje descuidado. Con frecuencia se escucha que Internet deteriora el lenguaje precisamente por el rasgo de inmediatez o rapidez que lo caracteriza. Sin embargo, todos conocemos la red y nos damos cuenta de que estas afirmaciones no son del todo reales".


La rapidez, la posibilidad de transmitir una gran cantidad de información con una abreviatura o una imagen y la concreción son algunas de las características de ese lenguaje utilizado en internet. El lenguaje, además, tiende a ser "perezoso", a quedarse con la expresión más corta que pueda hacer llegar al interlocutor una mayor cantidad de información, y ahí entran los emoticonos.

Entre otras cosas, porque los emoticonos nacieron hacia 1982 y de haber influido mucho, el lenguaje ya hubiera mostrado alguna consecuencia más evidente. Los emoticonos nacieron, precisamente, como apoyo al lenguaje escrito, como ayuda para interpretar algo que la lengua escrita no podía representar, sustituyendo de este modo al gesto de la lengua oral: alegría, tristeza, sorpresa… Así que la influencia, de serlo, es buena". 

El contexto es la clave 

El uso de emoticonos genera su propia gramática, sus propias normas de utilización y hasta de descifrado de los mensajes. Y eso requiere nuevas maneras de acercarse a ellos desde el ámbito académico. Hace apenas un mes, un grupo de estudiantes de lenguas, filologías y lingüística decidieron abrir un proyecto en Tumblr llamado Terrorismo lingüístico. Su propósito es investigar esta nueva manera de comunicarse por escrito que ha traído internet y cómo ha influido en el lenguaje. 

El lenguaje más coloquial es el que más se ha visto influido por el uso de emoticonos y otras prácticas típicas de internet 

Quieren hacerlo de una manera alternativa a como suele hacerse habitualmente en la universidad: "Creemos que no se valora lo suficiente la diferente velocidad y manera de actuar que está imponiéndose (para bien y para mal) en el mundo actual con el florecimiento de internet y las nuevas tecnologías. El texto escrito ha dejado de ser lo que era, nuestra forma de comunicar ha cambiado por completo en los últimos años y nosotras queremos que nuestra forma de investigar sea coherente con nuestra forma de vivir, con el presente. En realidad, se podría decir que buscamos los mismos (o parecidos) fines con distintos métodos".

 
Dentro de esa evolución que el lenguaje ha experimentado a través de la comunicación rápida y concisa por internet, desde Terrorismo lingüístico apuntan que "no existe una única manera de expresarse que pueda estar sujeta a cambios: la manera de expresarse depende del contexto. En registros formales (administrativos, académicos, etc.), no parece que haya influido en absoluto el uso de emoticonos. Donde sí ha influido es en el discurso coloquial, especialmente en el escrito". Y ahí vuelve a ser muy importante el contexto en el que se produce la comunicación:

"Sí que se crea una especie de nuevo código (...) Lo bonito y cool de todo esto es que no es nada normativo, no existe una única interpretación para un emoticono. Cada persona establece una relación propia con los emoticonos que usa, que pasan a formar parte de su idiolecto (el dialecto personal de cada cual, único). También pueden formar parte de la jerga de un grupo de amigas o de una pareja. Desde luego, añaden mucha complejidad y muchos matices a los mensajes, pero si nos los hemos apropiado tan rápido es porque tienen muchas características en común con mecanismos del lenguaje ya existentes, y eso es lo que habría que estudiar: las diferencias y las similitudes con lo que ya tenemos".

Profundizan un poco más en este tema añadiendo que "en realidad, los emoticonos suplen una función que creemos derivada de la nueva forma de comunicación. Con internet ha surgido un nuevo lenguaje escrito que parece cercano a la oralidad, al menos más que el texto escrito prototípico. Cuando comunicamos oralmente en la conversación coloquial, hacemos uso de estrategias que quedan fuera del ámbito de lo hablado: sonreímos, hacemos un gesto de indiferencia con los hombros, etc. En el lenguaje escrito de internet podemos simular ese tipo de comunicación que, en el texto escrito, de otra manera se perdería".
 

¿Deterioran los emoticonos el lenguaje?  

Esa capacidad de expresarse por escrito de un modo muy similar a como sería una conversación cara a cara es lo que los ha hecho tan populares. Usuarios de WhatsApp apuntan que "es imposible escribir sin ellos. Dan expresividad a las frases", mientras otros, por su parte, sostiene que "(los emoticonos) en cualquier caso, más bien influyen de manera positiva: acerca la lengua escrita a la lengua oral facilitando su comprensión como los gestos en el lenguaje no verbal". 

Una generación que se comunica constantemente por diversos canales sabrá utilizar el lenguaje mucho mejor 

"Los emoticonos y las abreviaturas son muy productivas en el lenguaje de internet porque el propio el medio de comunicación y sus características lo permiten", apuntan desde Terrorismo lingüístico; "sabemos que, cuando nuestro interlocutor no haya entendido una palabra o una frase por el motivo que sea, nos va a poder pedir inmediatamente que se lo aclaremos, como no ocurre con textos escritos prototípicos como una novela o un artículo de opinión. Además, las abreviaturas respaldan el principio de economía del lenguaje: siempre será mejor expresar lo mismo con el mínimo número de elementos"


¿Pero puede esa tendencia a lo breve estar destruyendo el lenguaje escrito? No hace falta ser tan catastrofista. Como explican las responsables de ese Tumblr, "hay una viñeta muy guay de xkcd que es maravillosa como ejemplo. Como explican en la viñeta mucho mejor, resulta mucho más sensato llegar a la conclusión de que una generación que se comunica constantemente (no solo por WhatsApp; también Twiter, Facebook, Tumblr, Instagram...) NO degenera el lenguaje, sino que sabrá usarlo incluso mejor. Además, que qué tontería es esa de que el lenguaje se degenera: el lenguaje no se degenera, el lenguaje evoluciona. El término degeneración tiene tintes políticos y elitistas". 

Al futuro por los emojis 

Esa nueva gramática que han creado los emoticonos empezó a analizarse en las relaciones de pareja, al principio más como una curiosidad que otra cosa, pero es evidente que ha alcanzado otros ámbitos antes impensables y que ha permeado nuestras interacciones cara a cara también. Esto ocurre especialmente entre gente joven, es una de las grandes diferencias generacionales a la hora de expresarnos. Los jóvenes hemos crecido un poco al tiempo que las nuevas tecnologías y estamos acostumbradas a que esté todo mezclado, a la vida multimedia".

 
Esta evolución del lenguaje, esta simbiosos entre las expresiones más visuales de nuestros pensamientos en internet y la escritura ha llevado a que, probablemente, seamos más conscientes de ese uso: "la gente, cada vez más, entiende y reflexiona sobre el lenguaje, aunque no sea desde una perspectiva lingüística en sentido estricto. Por eso creemos que cualquier aportación al estudio del lenguaje es valiosa. Todos somos un poco lingüistas, porque todos usamos el lenguaje lo suficiente como para tener algo que decir sobre él". 

La popularización de las nuevas tecnologías lleva, inevitablemente, a que influyan en otros aspectos de nuestra vida cotidiana que, en teoría, nada tienen que ver con ellas. Mercedes Sánchez señala, además, que hay una herramienta tecnológica que ha tenido una decisiva influencia en la manera que tenemos de escribir actualmente:

"A mi modo de ver, el teléfono móvil, los teléfonos inteligentes y, con ellos, el acceso a la banda ancha. Estos dos elementos han democratizado la escritura en la red: ya no es necesario un ordenador para escribir un correo o entrar en las redes sociales. Nunca se ha escrito tanto como en los últimos tiempos, y de eso las lenguas no iban a dejar de beneficiarse: correos, redes sociales, mensajería instantánea…"
Nuestro día a día es multimedia, está tan marcado por nuestra actividad online como en el Mundo Real, así que es inevitable que una acabe entrando en el otro.

Publicar un comentario

  1. Yo creo que la ventaja que tenemos como seres humanos es la capacidad para poder comunicarnos de frente a frente, no entiendo cómo la gente se enajena con tantas apps para comunicarse entre ellos a metros de distancias con sus iphone se o sus ipads o eso. Me molesta.

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.