Como siempre hemos hecho, con la mano, pero sin tocar. Project Soli es el proyecto que traduce tus interacciones en el mundo real al paradigma digital, dominado por ordenadores que cada vez son más pequeños. 



ATAP, la división de Google encargada de implementar las ideas más locas y ambiciosas de los empleados de la compañía, ha dado más información sobre Project Soli, una iniciativa por el desarrollo de nuevas vías de comunicación entre las personas y las máquinas. En su último intento, los investigadores han logrado incluir un radar en un chip minúsculo, que traduzca los gestos de una mano en información comprensible por una máquina, para desarrollar nuevas interfaces donde no quepa un ratón, teclado o pantalla. 

La maestría con el silicio se perfecciona a un ritmo más rápido que el de las interfaces que empleamos para comunicarnos con las máquinas. Los chips se hacen más potentes, eficientes y pequeños. Podemos tener un chip en cualquier jugar, que desempeñe tareas antes reservadas a un gran ordenador, pero para controlarlo necesitamos los mismos métodos de entrada que siempre. 

Todos ellos comienzan, siempre, con la mano. La mano es lo que nos hace humanos; nos permite interactuar con el mundo de forma rápida y precisa. Ivan Poupyrev, fundador del proyecto Soli, lo sabe, y fascinado por esta peculiaridad que disfruta el ser humano, comenzó a explorar todos los usos que tiene la mano en el mundo real y cómo aplicarlos al virtual. 

El primer gran pilar del proyecto es la inclusión de un radar dentro de un chip diminuto, capaz de operar dentro en un reloj inteligente. 

Google usa ondas electromagnéticas, radares, para seguir movimiento. Los radares se han usado para seguir coches, barcos, aviones, etc. El equipo ha logrado usarlos para leer movimientos al milímetro de una mano. 



Soli es una nueva tecnología de sensores que usa radares diminutos para detectar gestos e interacciones sin tocar. 

El proyecto no es nuevo, el año pasado ya se repartieron kits a unas pocas docenas de desarrolladores a los que se invitaba a experimentar. Pero tenía un gran fallo: sólo era usable en un entorno controlado, usaba demasiada energía y necesitaba un ordenador portátil o de sobremesa conectado a él. Su utilidad en el mundo real era nula. Por eso, el equipo se propuso hacerlo funcionar dentro de un reloj. Lo lograron. 



La hazaña parte del rediseño del chip, cuyo consumo se ha disminuido un 2.200% y su tamaño es un tercio de original. Los radares consumen, normalmente, un gran poder computacional, pero el equipo también ha logrado hacerlo 256 veces más eficiente sin perder su rendimiento de 18.000 capturas al segundo. 

Ahora que Soli es viable, ¿qué se puede hacer con él?

Todo se centra en las Virtual Tools, un conjunto de metáforas del mundo real aplicadas a lo virtual.


buttonImagina un botón invisible entre tu dedo pulgar e indice, puedes pulsarlo al juntar tus dedos. O un dial virtual al girar tu dedo pulgar sobre el eje que crea tu dedo indice. También puedes imaginar desplazar un control de volumen con tu dedo sobre el aire. Estas metáforas hacen más sencillo comunicar, aprender y recordar las interacciones posibles con Soli.


dialAunque estos controles son virtuales, Google cree que la sensación física de tus dedos tocándose el uno a otro da la sensación de interactuar con algo. Además, sin los impedimentos que atan el desarrollo computacional, estas herramientas pueden trasladar la fluidez y precisión de nuestras manos a un nuevo paradigma: el de los ordenadores "invisibles". 

En la práctica, Soli te permite interactuar con tu reloj inteligente sin tocarlo, empleando gestos. Puedes deslizarte sobre una larga lista de mensajes, desbloquear el reloj, hacer zoom y un largo etcétera. Incluso puedes usar tus dedos en el aire como si fuese la corona analógica de un reloj. 

El equipo dice que esto te asegura ver más información en pantalla, ya que no la taparás nunca con tus dedos al interactuar. 


La mayoría de proyectos del equipo ATAP nunca ven la luz. Son ideas más o menos ambiciosas y más o menos descabelladas en las que Google invierte por si las moscas. Soli es algo más, el equipo ya está trabajando con varios fabricantes para implementarlo: desde relojes inteligentes a altavoces del fabricantes JBL, donde nuestros dedos nos permitirán pausar, saltar de canción o subir y bajar el volumen con nuestra mano. Pero sin tocar nada.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.