El sistema de Hyperloop, que espera cambiar radicalmente el transporte público en unos pocos años, demostró una capacidad de aceleración impresionante, en una primera pública realizada este miércoles en el desierto de Nevada.



La primera prueba de Hyperloop, el tren levitante del futuro, culminó este miércoles con éxito. Un prototipo del tamaño de un turismo se autopropulsó con electroimanes a más de 168,9 kilómetros por hora a través de una pistal construida en el desierto de Nevada. Hyperloop es una de las compañías que compiten para convertir en una realidad la visión técnica de Elon Musk, fundador de compañía eléctrica Tesla Motors, y que propuso el transporte de pasajeros en cápsulas que viajarán por tubos gigantes entre Los Ángeles y San Francisco.

El Hyperloop es un tren de alta velocidad formado por cápsulas que circulan sobre un colchón de aire a baja presión por túneles. Todavía debe debatirse cuándo y cómo los pasajeros, y la carga, subirán a este sistema que alcance velocidades cercanas a 1.200 kilómetros por hora. De momento, Hyperloop ya ha logrado una inyección de 80 millones de dólares (70,2 millones de euros) en los que están incluidos promotores de riesgo en tecnologías limpias, la empresa de alta velociad ferroviaria SNCF, o la compañía nacional de ferrocarriles de Francia, entre otros. 

Según el proyecto inicial, hay dos tipos de cápsulas: una de un diámetro de más de 2 metros para 28 pasajeros, y otra que transporta también tres vehículos. Hyperloop uniría las ciudades de San Francisco y Los Ángeles (es decir, 563 km) en apenas media hora. Y, todo ello, propulsado por energía eléctrica. El sistema es inmune al viento, la lluvia, la niebla y el hielo, siempre según su impulsor. Las cápsulas y motores son la parte menos costosa del proyecto; el grueso del presupuesto es la construcción del tubo. 

Brogan BamBrogan, exingeniero de SpaceX y confundador de Hyperloop, considera que la prueba de este miércoles constituye un hito importante. "Las pruebas de desarrollo de tecnología pueden ser una  bestia difícil", dijo ante unas trescientas personas. "Nunca se sabe si un día determinado las cosas van a salir exactamente como quieres", añadió. 

El prototipo arrancó en una vía de tren y luego se propulsó con electroimanes a 168,9 kilómetros por hora. Tras un pequeño paseo, se topó con una trampa de arena. Si todo va según lo previsto, el prototipo levitará y se realizará otra prueba a escala y a velocidad real en un tubo de dos kilómetros de longitud a finales de año. Los tubos, a modo de vías, ya están dispersos en la zona de prueba de Las Vegas. 

El presidente ejecutivo de la empresa, Rob Lloyd anunció el miércoles que Hyperloop aspira a transportar cargas en 2019 y pasajeros en 2021. El gran desafío de la compañía es unir con su tren Hyperloop San Francisco y Los Ángeles, para lo que cuentan con un presupuesto de 6.000 millones de dólares (5.200 millones de euros)

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.