Una de las grandes noticias que han llegado este año para los consumidores de smartphones Android es la llegada del nuevo LG G5, el buque insignia de la compañía que fue presentado en el Mobile World Congress de Barcelona hace tan sólo unos meses atrás. Ya sabíamos muchas cosas sobre el mismo, pero todavía nos quedaban unas cuantas dudas en el aire.

Una de sus características más interesantes sin lugar a dudas es su capacidad modular, es decir, la posibilidad de añadirle y quitarle alguno de los módulos que se han fabricado – y se fabricarán – para este terminal. Otra de sus virtudes era que LG lo había promocionado como un móvil con un diseño completamente de metal, pero…¿es realmente así?

Muchos usuarios están comenzado a recibir sus LG G5, y con estera inevitable que saltaran a la pista quienes encuentran normal poner a prueba los dispositivos en condiciones extremas, desde doblar los equipos hasta rayarlo por completo con objetos punzantes, acá todo vale con tal de ver que tan bueno -o malo- es un dispositivo. El rendimiento parece ser el esperado, aunque hay alguien que se ha llevado una pequeña decepción con el tacto. Y es que aunque el fabricante asegura en su web que el cuerpo del terminal es de metal, lo cierto es que cuando se sostiene en la mano no se siente como tal. ¿La razón? Muy sencilla: es metal cubierto por plástico.

El canal de YouTube JerryRigEverything ha demostrado con la ayuda de una cuchilla que el cuerpo del G5 está cubierto por una fina capa de plástico que rápidamente se intuye al tenerlo en la mano. Bajo ella, se esconde efectivamente el chasis de metal que el fabricante asegura tener, aunque obviamente será un material inaccesible que el usuario nunca podrá sentir al tacto.



La buena noticia es que el despiece ha revelado que resulta extremadamente sencillo cambiar el panel, así que en caso de rotura, estarás a salvo de tornillería y adhesivos infernales.

Fuente: Engadget.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.