¿Cómo puede la tecnología mejorar la seguridad en las ciudades? Este tipo de proyectos deben ser prioridad para las ciudades que quieran reducir el número de atropellos en pasos de peatones de sus calles.


Uno de cada seis peatones está más pendiente de su smartphone que del tráfico, alguno incluso envía rápidamente un mensaje mientras cruza una calle poniendo así su vida en peligro. Por eso, Alemania prueba ahora en algunas ciudades semáforos especiales en el suelo para proteger a los distraídos. 

En Augsburgo y Colonia han desarrollado semáforos especiales para la conocida como "head-down generation" (algo así como la generación que mira hacia abajo), que consisten en luces LED instaladas en el suelo en los lugares neurálgicos, que se iluminan si se acerca un tranvía. 

El servicio de transporte de la ciudad reacciona así al problema de que cada vez hay más accidentes de peatones distraídos. En marzo dos sufrieron graves accidentes en Múnich por no fijarse en el tráfico. 

Primero, una estudiante de 15 años fue atropellada por un tranvía y murió al cruzar las vías sin mirar mientras llevaba unos auriculares puestos. De manera parecida otro joven de 17 años resultó herido de gravedad en la capital bávara. 

En Witten, en la Cuenca del Ruhr, el pasado agosto un peatón de 19 años, que también llevaba auriculares puestos, murió atropellado por un tranvía. 

En Augsburgo hay numerosos accidentes con heridos leves con peatones implicados. A un trabajador de la compañía de transportes públicos de la ciudad se le ocurrió instalar señales luminosas en el suelo en dos cruces importantes de tranvía, que se iluminan en rojo si se acerca un tren. 

De acuerdo con un estudio publicado hace unas semanas por la empresa alemana Dekra, cerca de uno de cada seis peatones escriben mensajes con un smartphone, hablan por teléfono o escuchan música mientras caminan por la calle. Para el estudio los expertos observaron a cerca de 14.000 peatones en Berlín, Amsterdam, Bruselas, París, Roma y Estocolmo, de los cuales casi un ocho por ciento escribió con su móvil cuando cruzaba las vías del tren. 

"Como era de esperar, los peatones jóvenes utilizan con mucha más frecuencia sus smartphone que los mayores", explicaron los expertos en el informe. En el grupo de edades comprendidas entre los 25 y 35 años, uno de cada cuatro utiliza el móvil mientras camina. 

Esto llevó a la ciudad de Augsburgo a colocar señales luminosas complementarias a los semáforos normales en dos puntos donde pasan especialmente un gran número de estudiantes y colegiales. 

El sistema se basa en un proyecto piloto instalado en Colonia. Allí desde hace cerca de un año existen señales luminosas en el suelo en tres paradas. (I)

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.