Si Tomas Edison levantara la cabeza quizá se sorprendería de que su invento más reconocible, la bombilla, sirviera años después no sólo para iluminar físicamente a la humanidad, sino también intelectualmente al llevarles el acceso a Internet. Eso es al menos lo que promete LiFi, una nueva tecnología que promete ofrecer conexión Internet de banda ancha a través de la luz eléctrica.



El peligro latente de "agotar" el espectro radioeléctrico durante la próxima década impulsó el desarrollo de un nuevo canal de transmisión de Internet. Así, se desarrolló el Li-Fi, (Light Fidelity), una tecnología que permite la transmisión de datos a través de ondas lumínicas emitidas por luces tipo LED. 

El responsable de esta evolución es Harald Haas, director del departamento de Comunicaciones Móviles de la Universidad de Edimburgo, quien lideró el trabajo que buscó optimizar la transmisión de datos a través de dispositivos electrónicos.

Así, el especialista comprobó que un "cambio de intensidad de la luz", imperceptible para el hombre, puede enviar datos a gran velocidad, constituyéndose en un dispositivo más eficiente, barato y rápido que la actual conexión inalámbrica.


El Li-Fi, es más eficiente, más barato y más rápido que las conexiones inalámbricas que utilizamos en la actualidad

Sin embargo, aclaró Haas, el Li-Fi no es rival del Wi-Fi, sino que deben verse como complementarios - aunque puede brindar acceso a Internet 100 veces más rápido y descargar el equivalente a 23 DVD en un segundo-. "El Li-Fi no puede tener señal en una montaña donde no haya luz", detalló, a la vez que mencionó algunos casos en los que la transmisión vía LED puede ser más útil: "Podemos hacer que los faros delanteros y traseros LED de los autos puedan enviar información a otro coche". También, se sortearían los problemas de conexión Wi-Fi en los aviones: "Se podrían usar las luces que iluminan los asientos" para proveer Internet, detalló al diario 'El País'.

De la teoría a la práctica: las demostraciones del Li-Fi
 

La velocidad del Li-Fi fue demostrada durante el Congreso Mundial de Móviles, de Barcelona, donde un teléfono inteligente fue colocado bajo la luz y, de inmediato, comenzó a reproducir un video. Esta no es la única prueba realizada fuera de laboratorio, ya que en Francia comenzaron las evaluaciones en situaciones cotidianas.

La luz del Li-Fi puede ser útil en museos, brindando información sobre una obra; centros comerciales, con datos sobre los productos; escuelas y hospitales, ya que no "interfiere con el material médico". Además, la compañía Apple ya prevén aplicarla en sus próximos productos, como el iPhone 7, que saldría a la luz a fin de año, publicó el portal 'IBN Live'. La holandesa Philips también se mostró interesada en desarrollar esta tecnología.

Sin embargo, finaliza el portal, hay dos variables negativas que se deben considerar: primero, los dispositivos con Li-Fi sólo funcionan cuando están conectados de manera directa a la luz y no pueden alejarse de ella; y, por último, al necesitar tecnología adicional, como lectores, se pueden volver demasiado costosos.

Aunque las bondades y las posibilidades de LiFi son muy amplias, uno de los mayores retos a los que se enfrenta es el desarrollo comercial que en estos momentos tiene. Frente a una amplia gama de dispositivos WiFi que podemos encontrar en el mercado, lo cierto es que no hay todavía ningún producto LiFi comercialmente disponible. Cuando estén los primeros es posible que sean todavía un poco caros. Además, frente a los organismos oficiales que se están encargando del desarrollo y de la estandarización de WiFi, en LiFI hay varios consorcios (como Li-Fi Consortium o Li-Fi Center) que están peleando por establecer cuáles deben ser esas pautas comunes para el desarrollo de esta tecnología.  

Un sueño alcanzable


Uno de los más reconocidos y de actualidad es el de Marck Zuckerberg, CEO de Facebook, conocido como Internet.org, quien incluso ha señalado en el MWC que es más importante llevar Internet a todo el mundo que impulsar 5G. 

Sin embargo, no todos ven con buenos ojos esta iniciativa, especialmente algunos de los países que más podrían beneficiarse de ella. Es el caso de la India, quien no quiere que el proyecto llegue a su país al considerar que la neutralidad de la Red está en riesgo. 

Google también tiene en marcha su Loon For All, con el que pretende popularizar Internet a través de unos globos. La explosión de algunos de sus globos incluso provocó el pánico en Nueva Zelanda al pensar las personas que podía tratatarse de un accidente aéreo. 

Frente a todas estas iniciativas, promovidas por empresas privadas, la opción de LiFi se antoja más segura y probable: ninguna empresa particular está detrás de su promoción y apenas es necesaria una mínima inversión para lograr el sueño de que todas las personas, independientemente de dónde vivan, puedan acceder a Internet.

Contenido ofrecido por

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.