Hace ya unos días desde la presentación de los Samsung Galaxy S7 y S7 edge. Desde entonces ya hemos sido testigos de un teardown –un desmontaje completo pieza a pieza– del flagship de la empresa coreana, y su hermano de bordes curvados ha recibido el mismo tratamiento.

Normalmente, estos teardowns se hacen para conocer y puntuar lo fácil o difíciles que son de reparar estos dispositivos. Sin embargo, este ha sido conducido por Chipworks, lo que significa que se ha hecho para conocer hasta el último detalle de los componentes de un terminal. Es un proceso que consume mucho tiempo, por lo que se tiene que hacer en etapas.

En este artículo vamos a contar lo que los chicos de Chipworks han descubierto al desmontar un Samsung Galaxy S7 edge.

Estos son los secretos del Samsung Galaxy S7 edge


Empecemos por la cámara trasera. El Samsung Galaxy S7 edge incorpora una con resolución de 12 megapíxeles, con un tamaño de 1.4 µm. El sensor es un Sony IMX260, y se puede encontrar el logotipo de la empresa japonesa en el cable flexible del componente.







Según las investigaciones de Chipworks, Samsung habría adoptado el controlador de pantalla S6SMC41X por primera vez en este terminal. Al parecer, los investigadores habrían descubierto este chip en un terminal chino, el Doov L5Pro. La memoria RAM LPDDR4 habría sido suministrada por Hynix, con lo que no se habría utilizado la fabricada por la división LSI de Samsung.

Este desmontaje también habría confirmado que el modelo MSM8996 incorpora el Qualcomm Snapdragon 820. Al observar esto habrían descubirto un “incremento significativo de las conexiones soldadas” entre el chipset y la memoria RAM, lo que se debería al mayor ancho de banda de la memoria o a preocupaciones por la disipación del calor.

De momento esto cubre la primera fase de exploración de los componentes, pero deberían aparecer nuevas informaciones en próximos días. Estaremos atentos por si se producen novedades dentro de poco tiempo.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.