Lo que nació como un proyecto enfocado a la educación y "quizá a algunos adultos geeks", según su creador, ya ha vendido dos millones de unidades a nivel mundial. Se trata de Raspberry Pi, un fenómeno que corre paralelo a la tecnología de consumo imperante. 

El éxito de Raspberry Pi: de la nada a estar en todas partes.

Eben Upton, Fundador y CEO Raspberry Pi que concibió su minúsculo ordenador no como producto de consumo, sino dentro de una idea mucho más grande y que esperamos explicar en este análisis.

Ordenadores asequibles y programables en todas partes que rompan el paradigma según el cual, sin gastarse cientos de euros en un PC , las familias no pueden usar Internet.

Esa fue la principal motivación de Eben Upton, nuestro invitado de esta semana.


El proyecto Raspberry Pi se inició en 2006, cuando Eben Upton y algunos compañeros de trabajo de la Universidad de Cambridge decidieron solucionar un problema muy básico: la mala (o falta de) educación que demostraban los aspirantes a ingeniero informático. Upton estaba a cargo de conseguir nuevos y buenos estudiantes para la universidad, pero se dio cuenta de que la mayoría de ellos tenían poco o ningún conocimiento de programación. Una parte del problema, pensó Upton, podría ser que ninguno de ellos poseía un PC realmente apropiado para programar y probar cosas nuevas, de forma que empezó con el diseño del micro-ordenador. Las computadoras se habían convertido en un arcano indescifrable para casi todo el mundo y, además, económicamente inalcanzables para una gran mayoría. 

Aprender a programar es como aprender tu propia lengua.


Raspberry Pi tiene éxito porque es una herramienta que se venía demandando hace años, aunque por supuesto, el factor económico es importante. Por tan solo 20 dólares, incluso menos con la versión Zero, puedes comprar un ordenador personal del tamaño de una tarjeta de crédito con una serie de características multimedia atractivas que te conecte a Internet.

El 55% de la población mundial no tiene acceso a Internet

Aprender a programar nos hace mejores ciudadanos. Te enseña a pensar de forma computacional. Es peligroso que en la sociedad solo exista un grupo limitado de gente que sabe cómo funciona una tableta, mientras la mayoría solo la usa como un dispositivo de consumo, con las manipulaciones que eso puede crear.

El proyecto Rachel Pi, es una de las últimas tareas en las que está trabajando la compañía. El objetivo es llevar el conocimiento del mundo actual a las partes a las que todavía no ha podido llegar la red, ni lo hará en los próximos 10, 20, 30 años. Para lograr esta propuesta se proporcionará mediante un pequeño dispositivo recursos de la Wikipedia, libros del Proyecto Gutember o Khan Academy.


A pesar de que la Raspberry Pi puede conseguir que las computadoras sean, por fin, algo realmente al alcance de todos, sus creadores no creen haber alcanzado la gloria definitiva. “No reclamamos tener todas las respuestas. No pensamos que Raspberry Pi es la solución a todos los problemas del mundo de la computación; pero creemos que podemos ser un catalizador. Queremos ver ordenadores asequibles y programables en todas partes. Queremos romper el paradigma según el cual, sin gastarse cientos de libras en un PC , las familias no pueden usar Internet. Queremos que sea normal para todos los niños tener un verdadero ordenador personal y escudriñamos el futuro para ver qué nos depara”. 

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.