El HTC Vive es uno de los dispositivos que provocaba mayor expectativa por su intervención en el Mobile World Congress 2016. Se trata de un terminal de realidad virtual del que ya se conocen bastantes detalles desde el congreso del año pasado, pero faltaba confirmar uno de sus detalles más preocupantes: el precio final del aparato. 

Hace un mes comenzó a circular el rumor de que el HTC Vive tendría un costo al público bastante más elevado que el de los dispositivos similares de otras marcas, y ahora descubrimos que dicha información no estaba tan equivocada. El HTC Vive será caro, sí, aunque no resultará inaccesible para quienes lo desean.


Valve y HTC a través de un comunicado de prensa (vía Android Central), han confirmado que el HTC Vive comenzará a aceptar reservas, a través de su sitio web oficial, a partir del día 29 de febrero (¡año bisiesto!), que contará con distribución oficial en 24 países alrededor del mundo, y que tendrá un precio final de USD $799. Ouch. 

Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Alemania, Francia, Austria, Bélgica, República Checa, Dinamarca, Finlandia, Islandia, Italia, Países Bajos, Noruega, Polonia, España, Suiza, Irlanda, Suecia, Taiwán, China, Japón, Australia y Nueva Zelanda serán las naciones agraciadas que podrán gastar una pequeña fortuna para adquirir su HTC Vive, que es USD $200 más caro que el Oculus Rift.

HTC Vive: el pack más completo de realidad virtual


Aunque el precio sea alto y el ordenador necesario sea de gama alta, hay que recordar que todas las tecnologías comienzan así: siendo un juguete para ricos. Sólo una experiencia genial puede hacer al gran público quererlo, es lo que persigue Facebook con Oculus y HTC y Valve con HTC Vive. Hay que crear demanda, hay que mostrar de qué es capaz la realidad virtual. Es tiempo de invertir. 


La versión que se ofrecerá a las tiendas para los consumidores llevarán todo lo necesario para la experiencia VR completa. Tendrá las gafas (llamadas HMD), las cámara (1,5 y 5 MP) para el mapeado de la habitación y nuestro propio cuerpo, y también los controladores VR inalámbricos para introducirnos de forma más activa en la experiencia de realidad virtual, que será lo que marque la diferencia con otras soluciones como Oculus.

Otro elemento del paquete será la base y el link box, que conectarán de forma inalámbrica ordenador y gafas. HTC también hay hecho hincapié en que los motores se han mejorado. 

Respecto a la configuración de PC recomendada, se mantiene la necesidad de contar con al menos una gráfica GeForce GTX 970, un Core i5, 4 GB de memoria RAM y puerto HDMI 1.4. Con Vive Tab tendremos acceso al dashboard de Steam y precisamente esa integración de SteamVR en el paquete permite asegurar sucesivas actualizaciones de la plataforma. 

Además de tener detrás a Valve, el HTC Vive es una de las opciones más completas de realidad virtual personal por la inclusión de serie de dos controladores inalámbricos 

El casco incluye algunas modificaciones para mejorar la ergonomía y acabado final del producto. La más importante es la de la cinta para la cabeza, con más estabilidad y equilibrio por un diseño nuevo, así como el micrófono integrado que se ha añadido. 

El resto de especificaciones ya eran conocidas. Las HTC Vive son unas gafas con dos pantallas de 1200x1080 píxeles de resolución cada una, con relación de aspecto 9:5 y una tasa de refresco de 90 fps. El brillo ha aumentado en la versión comercial respecto al que vimos en el prototipo del CES.

Para conocer en todo momento la posición de la cabeza con una precisión de 0.1 grados, el casco VR incluye giroscopio, acelerómetro y sensor láser de posición colocado en una base que mapea el escenario donde nos estamos moviendo. 

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.