Desde los inicios de la humanidad hemos querido encontrar a nuestro otro yo, aquella persona con la que tengamos tantas cosas en común que pareciera ser nuestra alma gemela, una atracción irrefrenable. Por desgracia el mundo es demasiado extenso y entre las millones de personas con las que compartimos nuestras ciudades es posible que nunca la encontremos.


¿Qué es un humano? "Esa es la pregunta final. Nuestro objetivo no es ganar dinero ni comer alimentos deliciosos, sino comprendernos a nosotros mismos. No dejamos de mejorar para intentar averiguar qué nos hace humanos", considera Hiroshi Ishiguro, nuestro invitado de esta semana, director del laboratorio de Inteligencia Robótica de la Universidad de Osaka, siendo una figura reconocida a nivel global debido a la repercusión que han alcanzado sus originales trabajos. Como por ejemplo la de: crear una copia de si mismo no es algo que veamos habitualmente, ¿verdad? 

En busca de la respuesta, ha creado una copia robótica de sí mismo para poder estudiarla con detenimiento. Geminoid HI-1 nació en 2006 y ya va por su cuarta versión. Su piel es silicona, pero el pelo es de verdad, del modelo humano original: Ishiguro. El objetivo era que su cara fuera idéntica a la del creador.


Ishiguro ha desarrollado desde el año 2000 cinco robots con diferente apariencia

"Estoy interesado en la naturaleza humana, quiero entenderme a mí mismo", explica Ishiguro. "Una vez que les pongamos voluntad y deseo, serán capaces de actuar de una forma mucho más humana y serán capaces de entender las intenciones y deseos de la gente", considera.

Ishiguro cree que es posible que su copia esté a su altura, ya que tiene su propia personalidad. Y augura: "Probablemente, los androides acaben convirtiéndose en nuestros compañeros y amigos. Los acabaremos aceptando como a los humanos, especialmente en Japón".

¿Teme el posible rechazo de los más apocalípticos hacia la tecnología? "Cuando aparece una nueva tecnología, siempre hay una reacción negativa, pero al final acabamos aceptándola", asegura sin dudarlo.

La sociedad acabará aceptando a los humanoides como humanos 

Las posibles consecuencias, no solo éticas o sociales, sino desde el punto de vista de la economía global que tendría producir en masa humanoides, copias de personas, son aún impredecibles. Es tiempo de estudiar, y como bien dice Ishiguro entender más acerca del comportamiento humano para comprender cómo reaccionaría la sociedad ante este salto tecnológico. 

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.