Hace dos años Bre Pettis, el CEO de MakerBot, era el repsonsable de ofrecer la charla inaugural del CES de Las Vegas. La impresión 3D era lo más de lo más, la tendencia que parecía destinada a revolucionar el mundo. Las cosas han cambiado sensiblemente y tras esa expectación inicial las impresoras 3D han tenido un papel menos prominente en el CES 2016. 

Eso no significa que hayan desaparecido del mapa, desde luego, pero no hemos oído hablar tanto de ellas como en las dos ediciones anteriores de esta feria de la electrónica de consumo. Las novedades parecen dejar claro que la impresión 3D no ha hecho más que madurar, y los lanzamientos del CES lo demuestran.

Impresoras 3D para todos los gustos

Esta impresora Polaroid no ha sido fabricada por Polaroid, pero hace tiempo que esta marca se ha licenciado para todo tipo de productos.
En CNET por ejemplo mostraban buena parte de las novedades en este campo en formato de galería. Las impresoras 3D presentadas cubrían todo el rango de necesidades: desde una Formlabs Form 2 de 3.500 dólares a una ambiciosa Old World Labs MC2 que puede llegar a costar 250.000 dólares y que se distingue por su resolución de 100 nanómetros. 

Esa madurez del mercado también se nota en otro tipo de impresoras 3D: las fabricadas en China por empresas menos conocidos y que quieren convertirse en las Xiaomi o Huawei de este mercado. De hecho teníamos una que jugaba con el nombre del gigante de la telefonía móvil: la Hueway 3D-509 era una de las representativas de esa nueva tendencia que tendrá competir con modelos especialmente económicos como la New Matter Mod-T que puede darnos acceso a este segmento por tan solo 399 dólares. 

En ese despliegue también se vieron impresoras que utilizaban tecnologías más novedosas como la Phoenix Touch 1080PDLP que ofrece una precisión de 50 micras y que hace uso de proyectores digitales 1080P para abaratar el coste como ya hicieron proyectos como Chimera. O dispositivos como la XYZprinting Food 3D que imprime objetos comestibles y sorpresas como la Picarv de Farmer's Farm, una empresa coreana cuya impresora genera impresiones 3D a partir de fotos 2D. Sin olvidar propuestas que pueden engañar por el nombre, como la Polaroid ModelSmart 250S 3D, una impresora fabircada por la empresa EBP que en realidad de Polaroid solo tiene el nombre.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.