LG ha confirmado ya a través de los medios que aprovechará su presencia en el Mobile World Congress de Barcelona para presentar el que será su próximo buque insignia, el LG G5. La fecha exacta de la presentación será el 21 de febrero, en un evento que el departamento de márketing de la multinacional coreana ha titulado “Play Begins“. Pues bien, a poco más de un mes de esta fecha se ha filtrado a los medios una información que apunta a que el nuevo G5 contaría con una especie de bahía extraíble situada en la base del equipo. Este mecanismo serviría en principio para poder extraer la batería, de manera que LG podría combinar las ventajas del diseño tipo Unibody con la posibilidad de poder cambiar la batería por una de recambio cuando nos quedemos sin energía.



Siguiendo la tendencia del sector en cuanto a dispositivos de gama alta, el nuevo LG G5 contaría con un cuerpo completamente metálico que contaría con una curiosa particularidad. Y es que, según una fuente cercana a la fábrica, el próximo G5 estaría equipado con una especie de bahía en la base del teléfono que permitiría a los usuarios sustituir la batería. Es una original manera de combinar el diseño sólido y premium de los cuerpos de tipo Unibody con la conveniencia de poder cambiar la batería por una de recambio cuando se agote. Como puede verse en la imagen publicada por Cnet Korea que acompaña a este post, el sistema funciona extrayendo el extremo inferior del equipo, que deja libre así a la batería para que se deslize hacia fuera para que el usuario pueda extraerla e introducir otra nueva. 

En cuanto a sus características técnicas, las informaciones filtradas hasta ahora apuntan a que el nuevo tope de gama de LG ofrecería una tamaño de pantalla algo menor que la del LG G4, pasando de 5,5 a 5,3 pulgadas. La razón de esta reducción es que el nuevo G5 añadiría un pequeño display de de 160 x 1.040 al estilo del que ya se vió en el LG V10, y que estaría reservado para accesos directos a aplicaciones, contactos o control de archivos multimedia, dejando así libre el resto de la pantalla para mostrar el contenido. Siguiendo con las especificaciones, la pantalla principal de 5,3 pulgadas ofrecería resolución QHD (2.560 x 1.440 píxeles) ofreciendo una densidad de aproximadamente 550 píxeles por pulgada. Igual que en otros smartphones de gama alta a punto de llegar al mercado, LG recurriría al nuevo chipset Snapdragon 820 de Qualcomm, y la memoria RAM llegaría hasta los 3 GB. En el apartado fotográfico, la cámara principal contaría con un sistema dual de 16 megapíxeles capaz de obtener panorámicas de hasta 135 grados, más una cámara frontal de ocho megapíxeles. Siempre según los últimos rumores, LG podría abandonar el botón trasero del G4, adoptando una disposición más tradicional de los botones y dejando espacio en la parte posterior para un escáner de huella digital. Habrá que esperar a la presentación oficial del LG G5 el próximo 21 de febrero en Barcelona para confirmar estos datos.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.