• Sustituir la tarjeta de crédito o débito por el móvil es el objetivo de las entidades
  • Hasta ahora, ninguna de las fórmulas aplicadas ha servido para lograr un despegue significativo del móvil como plataforma de pago.

La banca baja barreras frente a las tecnológicas. Mejor un buen acuerdo que una guerra. Samsung, el fabricante de teléfonos móviles con mayor cuota de mercado en España, contará con CaixaBank como primera entidad financiera para el lanzamiento de Samsung Pay, la plataforma de pagos móviles que incluirá de serie en el lanzamiento de su nuevo Galaxy S7 el próximo mes de febrero.

Ni el intento es el primero ni es exclusivo. Las comisiones por servicios corrientes de cobros y pagos han sido una fuente de ingresos millonaria para los bancos. Por eso, aunque el servicio de Apple para su iPhone no funciona aún en España, ha puesto en guardia a entidades de todo el mundo. A su vez, operadores como Vodafone, Orange o Telefónica lo han intentado desde 2014 llegando a acuerdos con Visa o Mastercard. También, por supuesto, bancos como BBVA o el propio CaixaBank de manera individual, porque sustituir la tarjeta de crédito o débito por el móvil es el objetivo de las entidades más volcadas en su transformación tecnológica. Por algo se han volcado en los últimos dos años en la renovación de los 600.000 datáfonos que funcionan en el 70% de los comercios. 

La necesidad de transformar el negocio para adaptarse a los nuevos tiempos es algo de lo que cada vez más bancos están convencidos. Francisco González, presidente de BBVA, asegura que "la clave" en estos momentos es convertir al banco en una compañía de servicios digitales porque el sector financiero es "el siguiente en la lista" para tomar parte en la revolución tecnológica y porque en un plazo de cinco años las entidades deberán convivir "una nueva liga de competidores" formada por bancos, algunas start ups y los gigantes de la Red.

La consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa, lo expuso ayer mismo durante la presentación de los mejores resultados en la historia de la entidad. "Las compañías tecnológicas que crecen a base de desintermediar ven en los bancos unos buenos competidores y para nosotros éste es un reto inmediato, no algo que esté en el futuro".

Sin embargo, ninguna de las fórmulas aplicadas hasta ahora ha servido para lograr un despegue significativo del móvil como plataforma de pago. Quizás porque el primer mandamiento para el éxito de cualquier negocio en el móvil es hacerlo todo rápido y fácil al usuario, la asociación entre un fabricante de teléfonos y un banco supone un avance prometedor. Además de en su Galaxy S7, el fabricante coreano incluirá su plataforma Samsung Pay en los modelos Samsung Galaxy S6, Samsung Galaxy S6 edge y Samsung Galaxy S6 edge+. CaixaBank, que cuenta con 2,7 millones de clientes que registran más de 60 operaciones mensuales de movimientos de fondos ha distribuido alrededor de 700.000 dispositivos Samsung en los últimos años como incentivo para captar clientes.

Simplificar el proceso de pagos por debajo de 20 euros supone que, para abonar cualquier producto o servicio, un usuario habrá introducido en el móvil su tarjeta y lo autorizará sin teclear datos o códigos. El sistema utiliza como garantía de seguridad la huella dactilar. Pagar será tan fácil como mover un dedo.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.