Bill Gates, filántropo y cofundador de Microsoft, anunció este lunes su próximo proyecto: la Breakthrough Energy Coalition, una alianza con inversionistas de todo el mundo para destinar varios millones de dólares a la producción de energía limpia. 

Gates dio a conocer la alianza durante la cumbre de París sobre el cambio climático, la COP21, que reúne esta semana a líderes de todo el mundo, entre ellos el presidente de Estados Unidos, Barack Obama; el mandatario francés, François Hollande y el mexicano Enrique Peña Nieto. 




"Necesitamos que baje el precio excedente de funcionar con energía limpia", dijo Gates este lunes durante una entrevista con el programa New Day de CNN.

 "Necesitas la innovación para que el costo de lo limpio sea menor que el de la energía generada con carbón". 

La reducción del costo de la energía limpia para que sea competencia de los combustibles fósiles es la mejor forma de lograr que los países pobres hagan la transición sin sacrificar el crecimiento económico, consideró Gates. 

La energía limpia puede poner el aire acondicionado, los refrigeradores, las estufas y los fertilizantes al alcance de la gente pobre, agregó.  


"Todas estas cosas que dan pie a un estilo de vida moderno consumen mucha energía", dijo, pero dentro de cinco años "el precio será menor y será por la energía limpia".  


El nuevo fondo de Gates recibirá aportaciones de un grupo que abarca más de 20 entidades públicas y privadas, entre ellas gobiernos, filántropos multimillonarios, fondos de inversión y directivos del sector de la tecnología.


"Las energías renovables con las que contamos actualmente, como la eólica y la solar, han logrado grandes avances y podrían ser una de las vías hacia un futuro libre de energía producida con carbón. Pero en vista de la magnitud de la tarea, tenemos que explorar varias vías y eso significa que también tenemos que inventar enfoques nuevos", señaló Gates en un comunicado.


Entre quienes aportarán fondos están el director operativo de Alibaba, Jack Ma; el CEO de Facebook, Mark Zuckerberg; la CEO de HP, Meg Whitman y el presidente ejecutivo de Virgin, Richard Branson. 

Más de una docena de gobiernos también se comprometieron a duplicar su gasto en el desarrollo de energía no producida con carbón a lo largo de los próximos cinco años.  

"Las empresas privadas desarrollarán estos avances en energía, pero su labor dependerá de la investigación básica que solo los gobiernos pueden financiar", agregó Gates. 

Según datos del gobierno de Estados Unidos, ese país gasta unos 5,000 millones de dólares en investigación y desarrollo de energías, en comparación con los 31,000 millones de dólares que gasta en investigación para el cuidado de la salud y los casi 70,000 millones que gasta en investigaciones para defensa.  

En la iniciativa de Gates no hay una meta de recaudación para los inversionistas privados. Sin embargo, la meta es que el fondo aporte miles de millones de dólares para desarrollar ideas prometedoras en la producción de energía limpia a gran escala.

El fondo, señaló, se centrará en cinco sectores clave: generación y almacenamiento de electricidad, transporte, usos industriales, agricultura y proyectos que aumentan la eficiencia de los sistemas de energía. 

Gates consideró que se necesitan más investigaciones sobre tipos nuevos de baterías (baterías de flujo) que, según él, son más prometedoras que la tecnología actual en baterías. 

De acuerdo con el cofundador de Microsoft, el objetivo es crear tecnología nueva de energía limpia al tiempo que se combate el cambio climático "impidiendo que la temperatura mundial suba más de dos grados". 

La reducción de la dependencia mundial de los combustibles fósiles también puede arrojar enormes beneficios económicos, agregó Gates. "Ayudaría a que millones de personas más escaparan de la pobreza", escribió Gates. 

"Estabilizaría los precios de la energía, lo que tendría un impacto aún mayor en la economía mundial ya que más gente dependería de la energía en su vida diaria". 




En el vídeo con el que Gates ha presentado su proyecto, ha asegurado que si pudiera cambiar el precio de sólo una cosa para ayudar a mejorar de verdad las vidas de las comunidades más pobres, lo haría con el precio de la energía. Esta es una visión a la que ya se han sumado los responsables de empresas como Amazon, Facebook, Virgin, Alibaba o LinkedIn.
 

Con información de Aaron Smith, de CNNMoney

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.