Si nos ponemos estrictos, podemos decir que Samsung no ha obviado el mundo del automóvil, uno de sus empresas empezó a crear vehículos a mediados de los noventa, para al final pasar a formar parte del grupo Renault, pero de ahí a estar en la vanguardia de la tecnología para vehículos hay un trecho. 

De eso os vamos a hablar hoy, de los movimientos que se conocen del gigante coreano, que lógicamente no puede dejar pasar el tren de los coches inteligentes que está pasando delante de nuestras narices. Samsung Electronics y un grupo de compañías asociadas están intentando recortar distancias en el negocio de proveer tecnología a los creadores de coches. 

La información compilada por Reuters muestra que el principal fabricante de teléfonos móviles, entre otros gadgets, ha estado invirtiendo en investigación desarrollo en el campo del automóvil, al mismo tiempo que se hacía con una buena cartera de patentes, bien necesaria para crecer. 

No hay rumores de "coche Samsung" al estilo Google y Apple, pero sí de muchas ganas de ser un suministrador de tecnología 


Dos tercios de las 1.804 patentes relacionadas con el estudio, registradas en Estados Unidos, tienen que ver con coches y componentes eléctricos para vehículos. Se han estado estudiando desde 2010 hasta 2013, lo más seguro es que haya más desde esa fecha hasta ahora, pero nos podemos hacer una idea de los refuerzos realizados. 

Lo curioso es que los movimientos no se han visto materializados en la industria real, y Samsung no quiere hacer comentarios al respecto, pero tiene toda la pinta de que pronto empezaremos a ver alianzas potentes con fabricantes de vehículos.

Baterías, cámaras, sensores

Img Ci 2

Para el que no conozca la industria del automóvil, hasta ahora ha existido un gran dependencia de los fabricantes de componentes - Delphi, Bosch, Denso, Visteon - que vendían sus soluciones a diferentes fabricantes. Cuanta más tecnología se va integrando en los coches, más se abre el abanico de nuevos suministradores, y ahí creemos que Samsung tiene mucho que decir, especialmente si hablamos de “coches conectados” o coches eléctricos. 

El otro campo donde tiene mucho que aportar es en el de las baterías. Actualmente Samsung SDI es el sexto fabricante del planeta, con clientes como BMW, Chrysler y Volkswagen, pero hay mucho margen de crecimiento. Obviamente también hay negocio en todo lo que tenga que ver con sensores y cámaras que ayuden en la asistencia a la conducción, en el camino hacia el coche autónomo. 

Un buen ejemplo de llevarse bien con los coches lo tenemos en Nvidia, ha duplicado sus ingresos relativos a “coches” en la primera mitad de año

 
Hay un nuevo mercado para software, servicios y componentes que tiene un valor estimado de 500.000 millones de dólares, según los estudios de ABI Research. 
 
Para Samsung es vital seguir diversificando, viendo como teles y teléfonos se masifican en oferta y alternativas, de todos los precios y colores. Si echamos la vista a la otra acera, tenemos a sus vecinos de LG haciendo migas con Chevrolet, montando entre ambas el coche eléctrico para todos.  
 
¿Es mejor crear una plataforma completa de vehículo o bien ser un suministrador para terceros? El tiempo lo dirá, pero no se pueden permitir el lujo de no estar ahí.
 
Fuente | Xataka

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.