"El portátil definitivo". Así describe el propio Microsoft a su nuevo retoño. Se trata de un equipo que vuelve al diseño de portátil de siempre, con una pantalla de 13,5 pulgadas PixelSense y 6 millones de píxeles (267 ppp). El teclado es retroiluminado e incluye un sistema de switches que asegura completo silencio cuando lo usamos. El touchpad está fabricado con vidrio, y asegura un perfecto funcionamiento y reconocimiento multitácil, ideal para su uso con Windows 10. Algo que llama bastante la atención es que incorpora una GPU de NVIDIA con GDDR5 que ofrecerá rendimiento gráfico bastante interesante para los gamers, asegurando un rendimiento superior del 50% frente al MacBook Pro.
 

Pero no, el Surface Book es otra tablet. Microsoft tenía una sorpresa preparada, ya que lo que al principio parecía un portátil, acabó siendo un tablet con teclado externo. Dicho teclado será el encargado de albergar la GPU NVIDIA de la que hablábamos anteriormente, además de disponer un curioso sistema de bisagras internas (escondidas en la pantalla), que se encargará de anclar con seguridad pantalla y teclado con un simple clic.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.