El dispositivo, con Android, 6.0 Marshmallow, sensor de huellas y diseño metálico, aumenta la competencia en la gama media-alta 

 

HTC ha desvelado su último smartphone: el HTC One A9. El nuevo dispositivo de la firma con sede en Taiwán quiere ser una alternativa a la gama alta, incorporando algunas especificaciones tradicionalmente reservadas para esa categoría, como el sensor de huellas o el diseño metálico, pero conteniendo algunas otras para no disparar en exceso el precio. 

Se priman el acabado y la experiencia, apostando por la última versión de software (Android 6.0 Marshmallow) y una cámara atractiva, y se recorta algo en otros aspectos como el procesador o la memoria RAM. 

El smartphone cuenta con una pantalla AMOLED Full HD de  5 pulgadas, un chip Qualcomm Snapdragon 617 (de 64 bits), 2GB de RAM, 32GB de almacenamiento ampliables vía SD (hasta 2TB, algo poco habitual) y una batería de 2.170 mAh. 


La cámara trasera, de 13 megapíxeles y apertura 2.0/f, cuenta con estabilizador óptico mecánico y soporta formato RAW. La cámara frontal será de 4mpx con la tecnología Ultrapíxel del fabricante taiwanés. 

El HTC One A9 estará disponible en gris, plateado, dorado y granate y su diseño guarda bastante parecido con el del iPhone 6s, especialmente en la parte posterior. 

HTC convocó a la prensa al evento (celebrado esta tarde en Londres) como si se tratase de la puesta de largo de uno de sus buques insignia, toda una muestra de que la competencia se acentúa en todas las categorías y que cada lanzamiento cuenta y puede ser vital para los resultados de los fabricantes. 

El dispositivo saldrá a la venta a un precio de 399$ (todavía por confirmar en euros) y no llegará a España hasta diciembre.




Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.