Una gran parte de la comunidad utiliza su smartphone para el trabajo. Desde el dispositivo, los usuarios envían cientos de correos con información confidencial referente a las empresas en las que trabajan. Pero no todo queda ahí, ya que también hay una gran cantidad de documentos que, en malas manos, pueden hacer quebrar hasta la empresa más poderosa del mundo. ¿Qué pasaría si un usuario perdiese el smartphone donde tiene almacenada toda esta información?

Desde este preciso momento, los empresarios pueden quedarse tranquilos ya que hay una gran solución en camino. No se trata de ningún software para encriptar los datos confidenciales, ni de una app para encontrar tu teléfono extraviado. Es algo mucho más complejo que todo esto y solamente visto en las grandes producciones de Hollywood: un chip que se autodestruye.

Hacer estallar el smartphone cuando quieras

Puede parecer una medida un tanto desesperada pero, sin lugar a dudas, es lo más efectivo a la hora de proteger nuestros datos confidenciales. IBM llevaba un tiempo desarrollando está tecnología por encargo de DARPA (Defense Advanced Research Projects Agency), pero la empresa Xerox ha emitido un comunicado en el que da a conocer su propia tecnología de chips de autodestrucción.

IBM optó por un desarrollo basado en metal y un receptor de radio sobre una superficie de cristal, haciéndose añicos si el receptor localiza la frecuencia programada para su destrucción. Al ver que lo del cristal tenía futuro, Xerox ha optado por ese camino pero cambiando el metal por Gorilla Glass modificado (para que se pueda romper fácilmente).

Su tecnología se basa en apuntar con un diodo láser (o cualquier elemento que proporcione calor) a una determinada resistencia. En cuanto alcanza cierta temperatura, hace añicos el cristal donde se encuentra el chip. Pero, no conformes con esto, Xerox admite que el cristal se fractura varias veces después de hacerlo una primera vez, haciendo que el chip sea imposible de recuperar. 
Los chip de Xenon se pueden hacer añicos apuntando con un pequeño láser.

No solo se hará uso de un diodo láser para pulverizar el cristal, ya que también se podrá romper con un interruptor físico o con una señal de radio. De esta forma, dejan abierto un gran abanico de posibilidades para que el usuario pueda mantener a salvo sus datos sin importar la situación que se de. Para que se entienda mejor, a continuación os dejo un enlace directo al vídeo que Xerox ha hecho público.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.