Mientras Sony presentó el primer smartphone con una pantalla 4K, Huawei hizo lo propio con un equipo que tiene Force Touch, como el Apple Watch, y Acer anunció el primer móvil con Windows 10 Mobile.


Pasa todos los años: la IFA de Berlín abre sus puertas este viernes, pero la catarata de anuncios comienza unos días antes: el lunes, con el reloj de pantalla circular de Samsung; hoy, con la computadora modular de Acer y con varios teléfonos inteligentes.

Acer Jade Primo


Acer fue la primera en anunciar nuevos equipos en la antesala de la feria. En este caso, el Jade Primo, el primer smartphone en hacer realidad la visión que Microsoft planteó con Continuum (y otras compañías, notoriamente Motorola, antes que ellos): es un teléfono con Windows 10 Mobile que se transforma en una PC de escritorio al sumarse un teclado y un monitor (conectados a una base). Aprovecha, para esto, que Windows 10 Mobile comparte el código el Windows 10 "normal", y que esta nueva versión del sistema operativo promueva el uso de aplicaciones "universales" que, justamente, adaptan su interfaz según se usan en una PC, una tableta o un teléfono. Asus tiene también un teléfono convertible de móvil a notebook (el PadFone), pero centrado en Android.

El Jade Primo tiene una pantalla de 5,5 pulgadas (Full HD), un chip Qualcomm Snapdragon 808 y una cámara de 21 megapixeles; la compañía no dio más detalles sobre el hardware del equipo, ni sobre su disponibilidad.

Sony Xperia Z5



Sony presentó tres teléfonos en la IFA: el Xperia Z5, el Z5 Compact y el Z5 Premium. Este último ofrece lo que, según la compañía, es el primer teléfono con una pantalla de 5,5 pulgadas con una resolución 4K (3840 x 2160 pixeles) del mundo. Una locura: una densidad de 806 puntos de color por pulgada. Poco notoria en circunstancias normales: el ojo humano no llega a ver más allá de los 300/350 ppp en circunstancias normales de uso. Aunque, como apuntan más abajo, podría ser útil en anteojos de realidad virtual, y la mayor resolución debería traer una mejor calidad de imagen, en cualquier caso, se alcancen a ver los pixeles individuales o no.

El Xperia Z5 Premium estará disponible en los mercados internacionales en noviembre, mientras el Xperia Z5 y Z5 Compact lo harán en octubre: porque Sony aplicó el excelente concepto que viene implementando en los últimos años, y es el de ofrecer el mismo hardware en diversos tamaños de pantalla (solían ser solo dos, ahora son tres).

Los tres modelos mantienen el estilo de los modelos anteriores (combinando vidrio delantero y trasero con un borde metálico), son resistentes al agua y al polvo sin requerir tapas para los conectores (certificados como IP68) y mejoran el hardware de los modelos anteriores: los tres usan una cámara de 23 megapixeles con sensor Sony Exmor RS de 1/2.3 pulgadas, capaz de hacer foco en 0,03 segundos y grabar en 4K (el más avanzado de la compañía), y suma un sensor biométrico (por contacto, como el del iPhone/Galaxy S6) en el botón lateral de desbloqueo.






Los tres equipos incluyen también un procesador Qualcomm Snapdragon 810; 3 GB de RAM (para los dos modelos mayores) o 2 GB para el Z5 Compact; 32 GB de almacenamiento interno ampliable vía microSD. Completan la oferta con LTE, 3G, Wi-Fi, GPS, Bluetooth, radio FM, NFC y MHL 3.0 (USB y HDMI en un mismo puerto). Todos corren Android Lollipop.

Las diferencias están en el tamaño de la pantalla: 5,2 pulgadas (Full HD) para Z5, 4,6 pulgadas (720p) para el Z5 Compact. También, en el tamaño de la batería (fija): 3430 mAh para el Z5 Premium; 2900 mAh para el Z5 "normal" y 2700 mAh para el Z5 Compact; Sony dice en que los tres casos esto les permite lograr dos días de autonomía en circunstancias normales.

Huawei Mate S



La firma china revalidó su intención de mantenerse en el podio de los smartphones con un nuevo equipo de gran tamaño: una pantalla de 6 pulgadas y una tecnología similar al Force Touch de Apple, que permite detectar -en una pantalla capacitiva- una diferencia en la presión con la que tocamos la pantalla, para activar funciones adicionales (la compañía ya había probado con los nudillos como método de interacción). En su sitio Web la compañía asegura que se puede usar de balanza.

También tiene un sensor de huellas digitales por contacto en el dorso del equipo, como modelos anteriores de la compañía.

El equipo tiene un cuerpo metálico, una pantalla AMOLED de 6 pulgadas (Full HD), con un chip Kirin 935 que, como en los últimos modelos de la compañía, fue desarrollado por la propia Huawei (basado, claro, en ARM), con ocho núcleos Cortex A53 en configuración big.LITTLE, con 4 a 1,5 GHz para tareas cotidianas y otros cuatro a 2,2 GHz para cosas que requieren más poder de cómputo, además de 3 GB de RAM, 32 GB internos (expandibles por microSD), una cámara de 13 megapixeles con sensor Sony y estabilización óptica de imágenes, cámara frontal de 8 megapixeles y resistencia al agua, además de una batería (fija) de 4100 mAh. Llegará a los principales mercados internacionales a mediados de mes a un precio aproximado de 650 dólares.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.