Esta nueva tendencia está creciendo a una velocidad cada vez mayor, mientras muchas empresas comienzan a ver el retorno de sus inversiones con ingresos cada vez más atractivos.

Si bien las aplicaciones para el Internet de las Cosas (IoT) nos invitan constantemente a imaginarnos un futuro cercano en que nuestra ropa y accesorios interactúen constantemente con los objetos de nuestro hogar, oficina y todo lo que manipulamos en general, lo cierto es que los avances de esta tendencia tecnológica se están desarrollando muy de la mano con las aplicaciones empresariales. 

La destacada firma de consultoría tecnológica IDC define al Internet de las Cosas como un sistema de “red de cosas” únicas e identificables que se comunican mediante conexión IP y sin intervención humana. La tendencia busca aumentar la eficiencia y disminuir los costos de producción, mediante la migración de sistemas de seguridad y telemetría –medición y análisis de datos a distancia y en tiempo real- hacia la conectividad IP.



Por estos días, las compañías están comenzando a visualizar implementaciones prácticas de IoT que los ayuden a optimizar sus estrategias de negocio y los beneficios económicos, pero eso es algo que aún está en etapa de formación y crecimiento. Como sea, los buenos ejemplos de los pares, pueden impulsar y acelerar este cambio de paradigma.

Así al menos se puede inferir a partir de la presentación de un estudio global realizado por Tata Consultancy Services (TCS), el cual reveló que más del 80% de las empresas incrementaron sus ingresos al invertir en el Internet de las Cosas. De esta forma, el aumento promedio en ingresos como resultado de iniciativas de IoT llegó al 15,6%, mientras que los líderes del mercado en IoT vieron un incremento del 64% en los mismos.

El estudio de Tendencias Globales de IoT de TCS, que encuestó a 795 ejecutivos de grandes multinacionales, identifica el enorme potencial para el incremento de ingresos, a la vez que destaca los principales retos que se presentarán en el camino para los negocios que están en transición hacia el nuevo modelo. Todo esto, a través de un análisis del impacto de este fenómeno en un amplio rango de sectores industriales.

Al comentar acerca del estudio, Natarajan Chandrasekaran, CEO global de TCS, dijo: “La pregunta es si los negocios están listos para aprovechar todo el potencial de esta tecnología. Nuestro último reporte de tendencias globales encontró que los líderes que utilizan las tecnologías de IoT, las están utilizando para reimaginar totalmente sus negocios al cambiar cada aspecto de éstos”. En esa misma línea, el directivo de la compañía enfatizó en que este es el momento preciso para que  los respectivos líderes de cada industria se plantee estas nuevas posibilidades.



Patricio Soto, manager de Telecomunicaciones de IDC Chile, tiene una visión similar al respecto. El experto afirmó: “Es necesario que los empresarios se atrevan a invertir, ya que el sistema y la tecnología para implementar el Internet de las Cosas ya existe en nuestro país”.

CUÁNTO INCREMENTAN LAS GANANCIAS

Así como el ingreso promedio de quienes invirtieron en IoT alcanzó el 15,6% en 2014, el 9% de ellos  vio un incremento de por lo menos 30% y el primer 8% de los encuestados reportaron una impresionante ganancia promedio del 64%, como resultado directo de estas inversiones.

A su vez, los ejecutivos de empresas todavía ven el Internet de las Cosas como un área en crecimiento para negocios, con el 12% identificando un plan de gastos de US$100 millones en 2015 y el 3% esperando invertir un mínimo de US$1.000 millones entre las 795 empresas encuestadas. El reporte también muestra que las compañías prevén que sus propios presupuestos de IoT continúen creciendo año con año, con gastos que incrementarían en un 20% para el 2018.

Actualmente, el impacto de negocio más grande es que las empresas pueden ofrecer a sus clientes productos y servicios más personalizados, y para el 2020 esto se convertirá de las funciones de marketing a un incremento en ventas, al agregar un considerable valor para el cliente.

En este sentido, los usos más comunes que las empresas le están dando a IoT son para rastrear a clientes a través de aplicaciones móviles, así como también sus productos y ver su desempeño.

EL IMPACTO REGIONAL

La tendencia a nivel global es que las inversiones en IoT vayan en aumento. En ese sentido, Latinoamérica sigue de cerca este fenómeno. Sólo en el mundo se espera que para 2020 la cantidad de cosas conectadas aumente en 19% anualmente, mientras que a nivel regional, en IDC prevén que para 2015 el tamaño total llegue a los US$8.800 millones. Un aumento del 14,3%, con respecto al año pasado.


Los países Brasil y México muestran una mayor inversión en esta tecnología, especialmente en las áreas de Transporte, Gobierno, Manufacturas y Servicio Público, donde es más evidente la justificación de la implementación de un sistema interconectado digital.

En tanto, Chile debiera tener un aumento sostenido en las inversiones relacionadas al IoT durante 2015, situándose en 11,7%, con respecto a 2014, a diferencia de países como Colombia y Perú donde se generan cambios dispares de crecimiento año contra año, según IDC.

En el caso de los incrementos en ingresos, TCS revela que también se reflejan a nivel global con todas las regiones reportando un crecimiento de doble dígito en 2014, pero las firmas de Estados Unidos están lo hacen con las ganancias más grandes de 18,8% interanual. En estos  términos, las empresas en Latinoamérica incrementaron sus ganancias en un asombroso 18,3%, mientras que Europa en total observó un aumento del 12,9% y Asia Pacífico reportó un 14,1%.  

“La interacción y comunicación entre los distintos sectores de la sociedad es fundamental para que el ecosistema de IoT se desarrolle, generando estándares entre las industrias, interoperabilidad y adaptación a las nuevas tecnologías”, explicó Diego Anesini, director de Investigaciones de IDC Latinoamérica.
--------------------------------------------------------------------------------------------
RECUADRO: La cultura es el principal asunto que detiene a las compañías

Pese a los datos positivos sobre la inversión en IoT y su impacto en el incremento de ingresos, el reporte también reveló que se mantienen grandes obstáculos para que los negocios a través de todos los sectores puedan realizar la promesa del IoT . Este reporte encontró que los tres factores más grandes que detienen a las compañías fueron:

I. Cultura corporativa: Los encuestados identificaron que la capacidad de hacer que los empleados cambien su forma de pensar sobre clientes, productos y procesos era un obstáculo principal;

II. Liderazgo: Es crítico tener a ejecutivos de alto rango que creen en el IoT y están dispuestos a invertir tiempo y recursos;

III. Tecnología: Inquietudes alrededor de la tecnología persisten incluyendo cómo manejar Big Data; desarrollo interno frente al externo; integrar datos de IoT con sistemas empresariales; y asegurar seguridad y confiabilidad.



Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.