La inteligencia artificial no es tema de ciencia ficción sino que, en un futuro cercano, revolucionará campos como la salud o la música y marcará la vida diaria, coincidieron, este viernes, expertos reunidos en una conferencia internacional en Buenos Aires.

La investigación en inteligencia artificial goza de una "robusta salud" y las máquinas inteligentes ya no son una cuestión de imaginación, sino un cercano mañana, concluyó la Conferencia Internacional de Inteligencia Artificial (IJCAI) que reunió esta semana a más de un millar de expertos en la capital argentina.

La inteligencia artificial está ya "en el espacio" y "no es HAL de '2001' (en referencia al robot de la película de Stanley Kubrick). La inteligencia artificial esta también abajo, en la Tierra, ayudando a salvar el planeta", sostuvieron los expertos.

Mike Wooldrige, profesor en la Universidad de Oxford y presidente de esta 24ª edición de la IJCAI, explicó hoy que esta cita ha permitido echar "vistazo al futuro", donde la inteligencia artificial estará en todas partes.

Las aplicaciones en áreas como la asistencia a personas mayores, la distribución de recursos escasos o las misiones espaciales, pero también al arte y al entretenimiento, fueron algunos de los temas del encuentro.

Además se presentaron los últimos avances en "campos tan diversos como el trasplante de órganos o la composición automática de música jazz", apuntaron los organizadores en sus conclusiones.

Durante la Conferencia, los especialistas alertaron también de los riesgos del mal uso de su potencial.

La reunión de Buenos Aires fue el foro elegido para difundir una carta abierta en la que centenares de expertos y referentes culturales, como el científico Stephen Hawking, el filósofo Noam Chomsky y el cofundador de Apple Steve Wozniak, advirtieron contra el uso de robots en la carrera armamentística.

"Si algún poder militar principal empuja hacia el desarrollo de armas de inteligencia artificial, una carrera armamentística global es virtualmente inevitable y el final de esta trayectoria tecnológica es obvio: las armas autónomas se convertirán en los Kalashnikovs del mañana", denunciaron.

De no poner límites, es "factible" que en cuestión de "años, no décadas" nos encontremos con equipos capaces de seleccionar, fijar y atacar objetivos sin ninguna intervención humana, señala la carta, que también cuenta con las firmas de Elon Musk, presidente de Tesla y SpaceXel, y del responsable de inteligencia artificial de Google, Demis Hassabis.

Una vez construidas, agregan, sería solo cuestión de tiempo que esas armas terminen en el mercado negro, en manos de terroristas y señores de la guerra, ya que, a diferencia de las armas nucleares, no requieren costosos materiales difíciles de obtener y su producción masiva se volvería barata.

Desde su presentación, el documento ha recibido unas 15.000 adhesiones, según detallaron desde la IJCAI.

"No estamos tan lejos de las armas autómatas, y eso es peligrosísimo", subrayó  el especialista Guillermo Simari, anfitrión del evento en Buenos Aires.

La Conferencia contó con una exhibición paralela de Arte e Inteligencia Artificial, una exposición abierta a todo el público, y competiciones como la que enfrentó hoy a máquinas y humanos para medir su habilidad en el popular videojuego "Angry Birds".

Se trató además de la primera vez que la IJCAI, máximo encuentro internacional sobre inteligencia artificial que se celebra cada dos años, recalaba en Suramérica y se cerró con un número récord de actividades.

Colaboración EFE

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.