El dispositivo de la firma surcoreana mejora notablemente en el apartado fotográfico para repetir como uno de los mejores Android del año.

El LG G3 fue uno de los mejores dispositivos de 2014. El G4, presentado por la firma surcoreana en mayo, llegó al mercado con el reto de igualar la buena reputación de su antecesor y con novedades para tratar de conseguirlo. Después de varias semanas de uso, la mejora más destacable pasa por la cámara, el que —aun ofreciendo resultados más que aceptables— era quizás uno de los puntos más flojos de sus predecesores.

El LG G4 incorpora una cámara de 16 megapíxeles, con un rápido enfoque laser, una luminosa lente con apertura f/1.8 y estabilizador óptico. Los resultados durante la prueba convencen desde las primeras fotos y se desenvuelve bien en diferentes condiciones de iluminación.

Si el G2 o el G3 podían decepcionar en algunas tomas a los consumidores más exigentes en el apartado fotográfico, el G4 difícilmente lo hará. Para usuarios más avanzados permite capturar imágenes en modo manual y en formato RAW. La cámara frontal es de 8 megapíxeles y también ofrece buena calidad para videollamadas o para aquellos que quieran usarla para "selfies".

Muchos de los puntos fuertes del LG G3 se mantienen. La espléndida pantalla de 5,5 pulgadas y 2560x1440 píxeles de resolución (538ppi) o la generosa autonomía: la batería de 3.000mAh —y extraíble— llega sin problemas hasta el final del día.

En su interior el dispositivo incorpora todo aquello que se espera de un gama alta. Un potente procesador Qualcomm Snapdragon 808 de seis núcleos y tecnología 64 bits, 3GB de RAM y 32GB de almacenamiento, ampliables vía SD. Durante la prueba se comporta con total fluidez en juegos exigentes a nivel de gráficos y también en modo multitarea.

En el apartado de los contras, el aspecto más mejorable del LG G4 quizás sea, ahora, su diseño. Aunque el smartphone del fabricante surcoreano sigue destacando por su total aprovechamiento de los márgenes del frontal —con una pantalla que llega hasta el borde—, se echa de menos una mejora en los materiales y puede no resultar tan atractivo en un primer momento como el Galaxy S6 Edge, el HTC M9 o el iPhone 6. En la mano se siente, por su parte posterior, menos premium que algunos de los teléfonos de su gama. La opción de la cubierta trasera en cuero puede resultar interesante para quien quiera un acabado más original.

En cualquier caso, el LG G4 gana al usuario por su rendimiento desde los primeros días de uso y sustituye perfectamente a una cámara compacta de viaje. Es sin duda uno de los teléfonos Android más completos y, además, es más económico que algunas de sus alternativas.

 

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.