Un increíble prototipo desarrolló un estudiante de Diseño Industrial de la Universidad RMIT en Melbourne, Australia, quien estrenó una motocicleta eléctrica que utiliza energía solar y eólica para propulsarse.

El modelo, llamado StrangeWorld, fue pensado según las probables condiciones que tendrá nuestro planeta en el futuro, donde podrían escasear los combustibles fósiles.

Quizás lo que más llama la atención es que se trata de un vehículo completamente autosostenible gracias a su sistema que mezcla la energía solar con la eólica, almacenando todo en una batería que se carga cuando el conductor realiza una parada, a través de un panel. También se recarga a través de una turbina mientras avanza.

Según su creador, Alistair McInnes, la motocicleta tiene una autonomía de 500 kilómetros y actualmente se encuentra en desarrollo, aunque los primeros resultados ya están a la vista en el siguiente video.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.