Ante el desaceleramiento de su negocio de teléfonos inteligentes, la empresa coreana eleva la apuesta por chips que alimenten el apetito por el internet de las cosas.



Samsung sigue siendo uno de los principales fabricantes de teléfonos inteligentes en el mundo hoy, pero el crecimiento de ese negocio se está desacelerando y los márgenes se están reduciendo.

Para contrarrestar esos vientos en contra, Samsung se está inclinando cada vez más hacia su negocio de chips, que sigue siendo un inusual punto brillante en la empresa, uno cada vez más rentable.

La última iniciativa de Samsung es un esfuerzo para meter sus chips en tantos dispositivos nuevos como sea posible en la industria emergente del internet de las cosas, el apodo tecnológico dado a la creciente lista de dispositivos conectados a internet.

Durante una conferencia en San Francisco, el presidente de Samsung y el director de estrategia Young Sohn anunciaron una nueva plataforma tecnológica llamada Artik para la próxima generación de wearables, televisores inteligentes y aviones no tripulados. Artik consiste en un chip de procesamiento que incluye una memoria, sensores y varios chips inalámbricos integrados.

Los módulos Artik vienen en tres tamaños diferentes para adaptarse a diferentes tipos de dispositivos, y costarán entre 10 y 100 dólares. Los chips están diseñados para ayudar a los fabricantes de dispositivos a acelerar el desarrollo de gadgets conectados a internet.

El módulo más pequeño de Samsung es el Artik 1, que es aproximadamente del tamaño de una catarina. Contiene un procesador de doble núcleo a 250 MHz, 4 MB de memoria flash, radio Bluetooth y un sensor de nueve ejes. Está diseñado para dispositivos pequeños de baja potencia, como monitores de fitness (Fitbit o Jawbone, por ejemplo).

La siguiente categoría es la del Artik 5, que tiene un procesador de 1 GHz de doble núcleo, 512 MB de RAM, memoria flash de 4 MB, un procesador de video, así como Wi-Fi, Bluetooth y ZigBee, una tecnología que permite comunicarse a esos pequeños dispositivos. Gracias a la tecnología de video y de codificación, sería ideal para algo como una cámara conectada a internet.

El segmento más alto, el Artik 10, está fabricado en torno de los chips Exynos de Samsung, el procesador que da poder al su nuevo teléfono inteligente, el Galaxy S6. Tiene un procesador de ocho núcleos, 2 GB en RAM y memoria flash de 16 GB, un procesador de video de alta definición, y todos los chips de radio del Artik 5. Con la adición de un módem se podría utilizar para hacer teléfonos, pero Samsung tiene la intención de que sea usado para aplicaciones como servidores domésticos y equipos industriales.

Los nuevos chips están destinados a ser el cerebro de los dispositivos fabricados por Samsung, pero también por otros fabricantes. La compañía dijo que tiene la intención de poner el chip Artik en sus refrigeradores, televisores y hornos, como parte del plan de Samsung de conectar todos sus productos a internet para 2020, el cual fue esbozado durante el CES 2015.

Yoon Lee, vicepresidente de la división de casas inteligentes y aparatos digitales de Samsung, dijo que aún no ha decidido exactamente cómo es que muchos de los dispositivos de Samsung utilizarán Artik. Y a pesar de que el negocio de chips de Samsung está en la misma compañía que su negocio de electrodomésticos, la división evaluará chips de otros proveedores. “Adoptaremos Artik si es bueno para los consumidores y bueno para el negocio”, dijo Lee.

Con estos nuevos chips es seguro que aumentará la competencia de Samsung con rivales como Intel y Qualcomm. Ambas compañías también han estado empujando sus iniciativas de internet de las cosas. Edison de Intel es un sistema de desarrollo diseñado para aparatos conectados, como wearables. Se espera que Qualcomm publique sobre sus esfuerzos en esta área con un anuncio que tendrá lugar este jueves durante un evento en San Francisco.

Algunos analistas dijeron que Samsung enfrentará el desafío de persuadir a terceros de que adopten sus chips, muchos de los cuales son sus competidores. (Samsung hace un millón de productos al día y embarca 660 millones de dispositivos al año a través de una amplia franja del mercado de la electrónica de consumo.)

“Cuando tienes a otras partes de tu empresa usando los procesadores, es difícil conseguir que alguien más los compre”, dijo Jim McGregor, de Tirias Research. “¿Por qué una empresa usaría un chip de Samsung si está en competencia con Samsung?”

En un esfuerzo por superar esos obstáculos, Samsung está pregonando la actitud abierta de su tecnología. La compañía también lanzó SmartThings Open Cloud, desarrollada por SmartThings, el sistema de domótica basado en la nube que Samsung adquirió por 200 millones dólares en agosto pasado. Los chips Artik se conectarán al nuevo servicio en la nube de Samsung y permitirán que aplicaciones externas en la nube se conecten con dispositivos alimentados por los chips Artik.

“Éste es un compromiso con la apertura”, dijo el CEO y cofundador de SmartThings Alex Hawkinson. “Hay muchos esfuerzos por ahí que dicen ser abiertos, pero en realidad son jardines amurallados. Estamos tratando de luchar contra eso.”

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.