El Samsung Galaxy S6 fue uno de los dispositivos más aclamados del Mobile World Congress, realizado el mes pasado. Equipado con un Marco de aluminio y cristal, este dispositivo cuenta con un diseño indiscutiblemente premium, debido a que la compañía ha decidido dejar atrás el plástico que aún en sus mejores acabados estaba lejos de ofrecer las sensaciones que ofrecen otros smartphones de su gama al tacto.

Samsung también ha reducido el tamaño para no adentrarse en el terreno de su phablet, la Note 4, y hacer el tamaño más cómodo en la mano. Su pantalla de 5.1 pulgadas aprovecha bien los marcos. El procesador de los nuevos Galaxy es un chip propio de la firma, de ocho núcleos (combinación de un quad-core a 2.1 GHz y otro quad-core a 1.5 GHz), arquitectura de 64 bits y tan solo 14 nanómetros. Si se mira a la competencia, cada vez son más los fabricantes que empiezan a apostar por el salto a los 64 bits. El del iPhone 6 de Apple, también de fabricación propia, es menos potente y va acompañado de 1GB de memoria RAM, mientras que el Galaxy S6 incorpora 3GB. ¿La clave del buen rendimiento del iPhone entonces? Esta está desde luego en la combinación de un hardware y un software hechos a medida.

El S6 contiene una batería de 2.600 mAh (y no por encima de 3.000 como las de muchos fabricantes). La firma ha puesto el foco en reducir el consumo. A través de la tecnología de su pantalla y con la elección de un procesador de tan solo 14 nanómetros, según la marca, permite reducir el consumo un 35% frente a uno de 20 nanómetros (como el que monta el iPhone). Samsung se ha esforzado por reducir los tiempos de carga: en 10 minutos conectado al enchufe el nuevo Galaxy recupera autonomía para 4 horas y en 80 minutos se carga al completo.


Uno de los aspectos más valorados por los usuarios, la cámara, también ha sido objeto de mejoras. Se mantienen los 16 megapíxeles pero el encendido y el enfoque son aún más rápidos. La apertura de 1.9f y el estabilizador óptico prometen buenos resultados en situaciones con poca luz. La del iPhone 6 sigue ofreciendo 8 megapíxeles, pero no siempre mayor número es sinónimo de una mayor calidad: pocos sensores igualan la calidad fotográfica del terminal de Apple.

La versión Edge, sólo cambia por fuera, con la innovadora curvatura de la pantalla en los laterales. Por dentro es exactamente igual (excepto en la batería, el Edge ofrece una capacidad ligerísimamente inferior). Según Samsung, ofrece una experiencia inmersiva, da nuevas posibilidades de personalización de las notificaciones, añade funcionalidades como barra de acceso rápido y es, además, estética.

En el capítulo del software, lo último de Android: Lollipop 5.0. Samsung continúa con la tendencia de reducir al mínimo la personalización propia de cada fabricante sobre el sistema operativo de Google. El sensor de huellas se ha mejorado y el desbloqueo se produce con tan sólo apoyar el dedo, de un modo similar a como responde en el terminal de Apple. 

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.