La tecnología cambió la forma en que se abordan muchos aspectos de la vida, y seguirá haciéndolo mientras las personas compartan tiempo con los dispositivos y se comuniquen por medio de ellos. Su uso por parte de los niños siempre genera alarmas, pues ellos suelen comenzar a pasar tiempo en línea o con videojuegos a muy temprana edad. ¿Pero que sucede con la salud mental del resto de la humanidad?

Al pensar en este tema existen dos posiciones. La primera es la de quienes plantean que es una enemiga, pues la relación puede llegar a ser tan profunda que la adicción a su uso podría ser considerada como una enfermedad mental. Pero otros especialistas ven la tecnología como una forma de estrechar relaciones.

Cuando la tecnología absorbe la vida y se convierte en adicción.

Diana Restrepo Bernal, psiquiatra del Hospital Universitario San Vicente Fundación, comenta que la tecnología ha generado adicciones nuevas, en especial en grupos de jóvenes: “La tecnología en estos grupos es una necesidad de estar permanentemente conectados a estos dispositivos. Es una adicción en el sentido que no se pueden separar del aparato, tienen que darle mucho tiempo de sus días y esto les exige separarse de su familia, descuidar sus obligaciones en un mundo de colegio o de deberes”.

Este es el momento en el que muchos padres preocupados comienzan a quejarse del tiempo que pasan sus hijos frente al computador o con las consolas de video. Además, la doctora Restrepo comenta que hay parejas que se quejan de que su compañero se sienta a jugar y no les dedica tiempo para conversar. Entonces, 

¿En qué momento comienza a ser adicción?

“Eso lo marca el tiempo que la persona siente que debe dedicarle a esa actividad. Si restringe otras actividades que son fundamentales en su vida, ya estamos frente a un problema adictivo o un problema de salud mental. Cuando esta actividad se va volviendo más importante que los otros escenarios de tu vida, eso es una adicción”.

Es por eso que el Grupo de Adicciones del Hospital Universitario San Vicente Fundación, que trabaja con problemas con drogas, alcohol o juegos de azar, esta empezando a atender algunas personas que sienten que sufren de adicción a la tecnología. Según Restrepo, no son muchos casos, pero se presentan.

Pero la tecnología ayuda en la forma de relacionarnos.

“Estamos inventando nuevas formas de relacionarnos y la tecnología permite eso”, comenta Restrepo. “Permite la inclusión de la gran parcela que es el mundo. Esto es útil porque permite a los seres humanos la posibilidad de estar en contacto con otros seres humanos y suplir la necesidad de desarrollarnos para crecer, para sentirnos parte del mundo”.

Vista así, la tecnología resulta positiva, ya que hay posibilidad de conexión y contacto inmediato. Eso sucede por ejemplo cuando se publican escritos en blogs y se recibe retroalimentación de forma inmediata.

Según Restrepo, esta característica de la tecnología también puede ser aprovechada por los médicos y los servicios de salud, que pueden utilizarla para comunicarse con sus pacientes. “Los médicos pueden usar las herramientas y estar mucho más cerca de sus pacientes. Pueden mandar mensajes y conectarse en tiempo real. Con esto, pueden lograr que sus pacientes se adhieran y sigan las recomendaciones. También los pacientes pueden enviar reportes o resultados, y el médico puede felicitar o dar recompensa por el buen desempeño. Es un refuerzo positivo y permite que se tenga retroalimentación”.

Para Restrepo lo importante es tener en cuenta que la tecnología todavía está en desarrollo. Es una herramienta que puede ser de ayuda para personas para quienes, por su entorno, es difícil tener algún tipo de relación y crear vínculos. Sin embargo,  no puede sustituir el contacto directo humano, que es irremplazable, más en áreas como la médica.

“A mi me parece que la tecnología en sí no es buena ni mala. Lo que es bueno o malo es, finalmente, el uso que cada persona le dé y que cada sociedad le vaya dando”, Angel Torres. Una conclusión que es una advertencia para la salud mental de cada usuario: todo depende de la forma en como se relacione con la tecnología.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.