Brian Krzanich, consejero delegado de Intel, apuesta por los 'wearables' como aparatos de futuro

Su crecimiento ha ido, tradicionalmente, de la mano del ordenador personal. Pero hace cuatro años, Intel dio el paso y entró en el mundo móvil. Desde entonces, vive una nueva situación, ya que es la primera vez que entran en un sector en el que son los segundos (en el caso del móvil, tras Qualcomm). Su estrategia pasa por posicionarse en la siguiente revolución, la de los wearables. Brian Krzanich es el consejero delegado de una de las empresas emblemáticas de Silicon Valley.

Pregunta: Hace tres años, su antecesor, Paul Otellini, en plena guerra de procesadores móviles, dijo que no importaban los núcleos de estos componentes. ¿Qué opina ahora?
Respuesta: Que tenía razón. Nosotros no hablamos de núcleos, sino de lo que se puede hacer con ellos: los gráficos, las aplicaciones... Hemos renombrado los procesadores móviles siguiendo la lógica de los del PC para que se entienda mejor. Serán Atom X3, X5 y X7.

Tableta de Dell con procesador de Intel. / Reuters-Live

P. Durante 20 años han sido líderes en ordenadores, ¿cómo asumen ser segundos en móviles?
R. Como un reto. En tabletas somos líderes desde hace año y medio. Pero no nos conformamos.
P. ¿Cómo resuelven la creciente exigencia gráfica, que reclama procesadores cada vez más potentes?
R. Lo vemos como un campo en el que podemos crecer. La pantalla es cada vez más exigente, más grande y con más definición, pero, sobre todo, intentamos ajustar el consumo de batería.
P. ¿Qué posibilidades ve en los wearables?
R. Muchísimas, son imaginación pura. Nixie es un dron que hace selfies y se lleva en la muñeca. No es nuestro, pero ganaron el concurso que organizamos y hemos puesto un buen número de ingenieros para que sea un producto en el mercado de consumo.
P. Sí, pero quizá sea un ejemplo lúdico, ¿qué pasa con la promesa de mejorar la vida de los demás a través de la tecnología?
R. No es lo único, aunque sí es mediático. Trabajamos con una startup que hace prótesis biónicas de bajo coste, también con un guante con sensores que mide la productividad de los trabajadores.
P. Cada vez se vuelcan más con esta tecnología, ¿por qué?
R. Pensamos que es la tecnología del futuro. Hemos trabajado intensamente con los procesadores Edison. En CES desvelamos Curie, la próxima generación, permitirán aparatos todavía más potentes y pequeños.
P. Un procesador con nombre de mujer, ¿casualidad?
R. Teníamos Galileo, después Edison y, por fin, Curie. Sigue una secuencia de nombres de científicos a los que rendimos tributo, pero quiere ser algo más. Necesitamos más mujeres, más diversidad, en la industria de la tecnología. Estamos haciendo un gran esfuerzo de integración, trabajamos con universidades y escuelas para reclutar a chicas y chavales en situación de exclusión.
P. ¿Cómo resuelven el problema de la autonomía?
R. Hemos aprendido mucho con los portátiles, donde cada vez la vida de la batería es mayor. Curie es capaz de funcionar varios días con una sola carga.
P. Samsung ha dejado de trabajar con Qualcomm, su gran rival, y ahora usan sus propios procesadores, ¿es una tendencia?
R. Tenemos un ecosistema amplio de fabricantes. Apple también tiene los suyos.
P. El procesador era un producto, tradicionalmente, fabricado en Estados Unidos, pero cada vez más se diseñan en Asia. Mediatek es el tercero en discordia, ¿lo ven como una amenaza?
R. La competencia es muy fuerte. Se nos pide cada vez más rendimiento. No hay garantías ni favores. Solo resultados.

El crecimiento de las tabletas se ha frenado, pero este año se venderán más de 300 millones en todo el mundo
P. ¿Las tabletas son importantes?
R. Por supuesto. El crecimiento se ha frenado, pero este año se venderán más de 300 millones en todo el mundo. No se puede subestimar este mercado. Dell ha mostrado Venue 8 y 10 durante el MWC. Son una buena muestra de cómo vemos la tableta ideal.
P. Ustedes tienen su propio reloj inteligente, Basis, pero apenas se ve en el mercado, ¿por qué?
R. Queríamos mostrar una nueva línea de producto, por un lado, con sus notificaciones conectadas al móvil y alarmas. Por otro, mostrar que somos capaces de medir mejor el sueño. Muchos miden los pasos y las calorías pero somos los que mejor lo hacemos. Tenemos un acuerdo con Fossil, fabricante de relojes, que ve esta opción como un ingrediente interesante para sus próximos desarrollos.
P. ¿Comparten datos con ellos?
R. No datos de personas como tal, sino de su funcionamiento. Cuando alguien compra un aparato de este tipo, acepta un contrato. Nosotros nunca vendemos los datos, ni lo haremos. La privacidad es importante para ganar la confianza del consumidor.
P. Durante muchos años Intel era sinónimo de un procesador caro para el ordenador. En móviles no es así, ¿por qué?
R. Cuando se hacen procesadores hay tres factores: el rendimiento, el precio y la batería. En cada nueva generación se decide si el salto será en uno de estos aspectos. En móviles, primero fuimos al precio, y ahora potenciamos el resto.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.