El Project Loon de Google vuelve a dar noticia luego de que se avanzara aún más en la idea, logrando ahora una estabilidad de vuelo de seis meses ininterrumpidos. Sumado al hecho de que un sólo globo es capaz de abastecer de Internet a un área del tamaño de Rhode Island (cerca de 80 kilómetros de diámetro), esta iniciativa podría eliminar de una vez por todas a las antenas terrestres de telefonía celular, lo cual se transformaría en un avance notable en esta área.

Por la altitud que las esferas son capaces de alcanzar -entre 800 metros y 2 kilómetros de altura-, se hace mucho más fácil poder controlarlos desde tierra. De esta manera, una escasa cantidad de globos podrían dar conexión 4G a todo un país de forma estable, y con opciones de actualización constante, según indica Google a ArsTechnica.
En el mismo tiempo que le toma a la Tierra completar la mitad de órbita anual al sol, nuestro globo se las arregló para recorrer el planeta nueve veces, soportando temperaturas de -75ºC y velocidades de viento de hasta 291 kms/h, alcanzando un máximo de altura de 21 kilómetros y atravesando más de una docena de países a lo largo de 4 continentes.
Si lo pensamos de manera práctica, el proyecto Loon -que además se alimenta de energía solar- se transformará en una muy buena opción para los países en vías de desarrollo de alcanzar una conexión a Internet estable y económica.

Dentro de las naciones en las que se ha estado experimentando con este sistema, se encuentra Brasil, donde una pequeña escuela tiene acceso libre a la red por esta vía (a diferencia de Internet.org, por ejemplo), por lo que una iniciativa como ésta, después de todo, no parece una mala idea.




Cómo funcionarán los globos con los que Google pretende ofrecer Internet en zonas remotas.

En los últimos días, al popular buscador le ha sido por fin concedida una patente en la que se detallan los métodos que utilizaría Google para controlar la altitud de sus globos. Como ya hemos comentado, el objetivo de la compañía es combinar los globos con las corrientes de aire con el objetivo de ofrecer conexión en lugares en los que no exista otro modo de acceder a Internet. Los globos de Project Loon se viajarán por la estratosfera (a 20 kilómetros del nivel del mar) y proporcionarán conexión a Internet mediante LTE. Además, se comunicarán entre ellos empleando lásers y tecnología LED. Para controlar en qué dirección debe desplazarse cada globo, Google contempla varios métodos en los que hace uso de algoritmos que se encargarán de dirigir el globo hacia la corriente de aire adecuada para desplazarlo en la dirección correcta. Cada uno de estos globos está compuesto por una envoltura infalible, una cámara de almacenamiento de gas de alta presión y un sistema de energía solar. Gracias a estos elementos, será posible aprovechar la energía solar para transportar el gas de la envoltura a la cámara de almacenamiento. De esta forma el globo reducirá su nivel de flotabilidad y comenzará a descender, siendo necesario realizar el procedimiento contrario para conseguir que el globo coja altura. Otro de los métodos consiste en pintar la mitad del globo de negro, de modo que cuando sea necesario aumentar la altitud tan solo haya que girar el globo hacia el sol, ya que dado que el color negro absorbe más el calor, el gas se calentará y aumentará el nivl de flotabilidad del globo.

A continuación os dejamos con el vídeo que desde Patent Yogi han preparado para explicar en qué consiste la patente:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.