AFP
AFP
AFP

El neurocientífico David Eagleman espera que un chaleco que ha diseñado haga "escuchar" a los sordos y permita a quienes lo usan "sentir" lo que sucede en Internet sin necesidad de la computadora.

El VEST, que significa chaleco en inglés pero es también acrónimo de "transductor variable extrasensorial", tiene razones para tener un nombre tan futurista: es una pieza sin mangas con nodos en la espalda que transmiten información al vibrar, básicamente proveyéndole al usuario una nueva fuente de información.

"Vuestros cerebros no saben o no les importa de dónde obtienen los datos", dijo Eagleman luego de presentar orgullosamente su VEST en la prestigiosa conferencia TED en Vancouver (oeste de Canadá) este miércoles.

"Esencialmente, es una computadora multipropósito".

VEST está diseñado para sincronizarse con tabletas que pueden convertir palabras habladas, precios de acciones u otra información en datos digitales que son enviados inalámbricamente a través de motores vibratorios tejidos en la espalda del chaleco, que puede utilizarse discretamente bajo la ropa.

Diciendo que esto permite a los usuarios "experimentar" los datos, Eagleman añadió: "Imaginen a un astronauta capaz de sentir el estado general de la Estación Espacial Internacional"

Durante su presentación en TED, Eagleman usó un VEST con el que recibió en tiempo real los comentarios en Twitter que hacía la audiencia con el hashtag del encuentro.

"¡Es la primera vez que siento un aplauso en mi chaleco!", bromeó. "Es agradable; como un masaje".

Sentir palabras... o el campo de batalla

La recién lanzada empresa que está detrás de VEST busca ofrecer a los sordos la manera de "escuchar". Lo hace convirtiendo palabras habladas en vibraciones fonéticamente balanceadas que pueden entenderse de una forma similar a lo que hace el tacto en la lectura Braille.

Esta función puede aprenderse a utilizar en cuestión de semanas, aseguró Eagleman. De hecho, "no tenemos idea de los límites que existen sobre el tipo de datos que el cerebro puede procesar", añadió.
"Creo que tiene muchas aplicaciones más allá de la sustitución sensorial".

La "startup" también está explorando si el cabeceo, el bostezo y otros datos pueden mejorar las habilidades de vuelo de quienes controlan remotamente los drones, así como de los pilotos en una cabina.

"A medida que avanzamos al futuro, tendremos cada vez más la posibilidad de elegir nuestros equipos periféricos sin tener que confiar todo a la Madre Naturaleza"

Una versión de VEST para el gran consumo costará menos de 1.000 dólares y se espera que esté en el mercado en unos ocho meses.

Colaboración AFP

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.