Un año más, el gran día del fútbol americano ha llegado. La XLIX Super Bowl,  será la primera edición en toda la historia del campeonato que será iluminada con luces LED de bajo consumo. Esto supone un paso de gigante a la hora de sustituir las antiguas instalaciones eléctricas de los estadios para hacerlos más eficientes con este tipo de bombillas.

De esta forma, el estadio de la Universad de Phoenix, el cual era alumbrado anteriormente por 780 bombillas tradicionales, únicamente necesitará ahora 380 de tipo LED para ofrecer unas condiciones de luminosidad óptima. Esto supone un ahorro en bombillas, claro está, pero también en consumo. Estas nuevas bombillas gastan un 75 por ciento menos que las antiguas, suponiendo una diferencia más que apreciable.

Este es un buen ejemplo de cómo las nuevas tecnologías pueden aplicarse a ámbitos muy diferentes y que no se limitan exclusivamente a unos mercados o sectores determinados. Esperemos que más clubes de todo el mundo tomen la decisión de adaptar sus campos con este tipo de luces que, aunque suponga una inversión importante (pues este tipo de LED no es de lo más barato que podemos encontrar), compensa a largo plazo, tanto en eficiencia como en consumo de recursos.

No sabemos cuál será el resultado de este partido, ni que equipo ganará el partido con más expectación del año, pero lo que sí que sabemos es que hay un ganador muy claro con todo esto: el planeta. Cuanto antes decidamos adoptar más medidas que requieran un menor consumo de recursos, antes estaremos cumpliendo con el objetivo de que la tecnología esté completa y enteramente al servicio del hombre en todos los aspectos.

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.